Actualidad

David Delfín tenía muchos amigos y fueron al tanatorio y al entierro pero, ¿quién le compraba ropa?

Todas las revistas coinciden en el duelo por la muerte de David Delfín, el diseñador rebelde al que todos admiran en su adiós y al que muchos famosos fueron a despedir, aunque ninguno de ellos compraba sus vestidos. Hasta Belén Esteban le rindió homenaje. Delfín la sentó en primera fila en una de sus pasarelas aunque no pegaba ni con cola.

Hola

Boletín Oficial de Bodas Banquetes y Bautizos (B.O.B.B.B), Hola llena sus páginas una vez más con las bodas del momento. Este mes tocan futbolistas que se casan en cuanto empiezan las vacaciones, pero la portada se la lleva la modelo Clara Lago, poco conocida en España aunque en su currículum está haber sido ángel de Victoria's Secret, que es la meta de toda top model.

Ceremonia con algunas particularidades llamativas. Clara se casa con un bróker newyorkino, tan enamorado de España que es entusiasta del Atlético de Madrid, le fascinan las películas de Torrente y leyó en español versos de Gustavo Adolfo Bécquer, en un toque romántico y patriota. Sin embargo, la ceremonia se ofició en inglés.

La boda comparte portada con la comunión de Bianca Ponce Cuevas, hija mayor del torero y Paloma, su mujer. Es difícil distinguir la boda anterior de la comunión de la niña. Algunas comuniones de hoy día tienen tarta semejante a la nupcial, las niñas son novias en miniatura, los gastos de una y otra celebración son astronómicos y hasta hay quien cobra por la exclusiva del sacramento de los pequeños. La madre de la novia, perdón, de la niña, llevaba un vestido diseñado por María José Suárez, la Miss España dedicada a hacer moda nupcial. Todo parece un negocio de la hostia... consagrada, que dan a los niños.

La familia Grimaldi siempre nos da sorpresas y alegrías. Descubrimos que Carlota Casiraghi le roba modelitos a su madre y se ha llevado a una boda en Roma un tocado que lucía Carolina hace 30 años. El glamour se hereda. No hay más que ver la foto de los Grimaldi juniors unas páginas más allá, con Alexandra de Hannover como el icono futuro del principado, en contraste con las alpargatas y los looks chonis de las famosas en el Rocío.

Hablando de moda, el abrigo de 46.000 euros que llevó Melania Trump a la cumbre del G-7 en Catania escandaliza hasta los mismos comentaristas de Hola, que no es precisamente Mundo Obrero o La Farola. La revista recuerda que el precio del modelito supera el salario medio de un norteamericano de a pie.

Ni escondida ni retirada. Si dejamos de ver unos días a Isabel Preysler en las páginas del cuché, se debió únicamente a que Isabel visitaba a sus hijos en Miami o no acompañaba a los toros a Vargas Llosa, porque por mucho amor que siente por el Nobel, la fiesta le aburre que se muere. Como adelantó Informalia, Presyler y el escritor se fueron de cena en Madrid como si nada, porque no vivían en la clandestinidad.

Lecturas

Hiba Abouk tiene un novio rapero. Hasta ahí, vale. Beyoncé tiene también un marido rapero pero millonario y normalito, dentro de lo que cabe. Nos cuentan que el prenda de Hiba Abouk es maltratador, violento, amigo de las drogas, de las armas y del rock and roll.

Lecturas hace un interesante repaso de los lifting y tratamientos a famosos que ha hecho el doctor Enrique Monereo. El último, el de Mila Ximénez. En el recuento de la revista aparecen también María Teresa Fernández de la Vega, empeñada en su momento en negar la evidencia, Teresa Campos, Alaska, Boris Izaguirre, Laura Valenzuela, Lara Dibildos, Vicky Martín Berrocal y hasta Richard Gere.

Se le olvida a Lecturas que Monereo hizo una liposucción importante y arreglito a Isabel Pantoja, animada por su amiga de entonces, Encarna Sánchez, que se había hecho con él de todo.

Pilar Eyre asegura que la reina Sofía lloró mucho en Atenas, donde asistía al funeral por el armador griego Alexander Goulandris, amigo de la familia real helena. Lo cierto es que en las fotos se ve a la reina de España sonriente y en su sitio, como siempre. También escribe Eyre que Goulandris fue candidato a la mano de la princesa Sofía, pero ella se decantó por don Juanito, aunque ahora se pregunta si hizo la elección correcta. Eyre no prueba lo que dice y puede que la realidad no sea como ella la describe, da noticias que cambian la historia que nos habían contado, pero da igual. Si non é vero, é ben trovato.

Semana

Las fotos de María Teresa Campos al natural, recuperada del ictus y con la vista en su sitio nos gustan porque Teresa está guapa con la cara lavada y transmite salud y optimismo. Vamos a ver si la maledicencia de los platós no vuelve a darle un disgusto. Rocío Carrasco en estado puro visita a menudo a María Teresa Campos en su casa. Dicen que la considera su segunda madre y la quiere más que a sus hijos, cosa evidente porque hace años que no les ve. ¿Pero por qué esa Rocío desaliñada, con la raíz blanca en el pelo desteñido, dientes ennegrecidos, (¿o son brackets?), y look de segundas oportunidades de ropa barata?

Diez Minutos

La revista se centra en los pechos de María Patiño, que un cirujano experto ha vuelto a colocar en su sitio. Y no sólo los de Patiño. Irene Rosales también ha pasado por el quirófano para retocar su delantera, eso sí, menos desafiante que la de la periodista. Nos preguntamos si las fotos de estas vacaciones de María y su pareja en playas caribeñas son consentidas, robadas o financiadas. Parece que Patiño y su novio coincidieron en el avión de ida a Punta Cana con Pantojo y casi saltan chispas, ya que Paquirrín le tiene manía a Patiño, que algo habrá contado de Kiko y sus andanzas. 

Parece que los cuatro han estado en distintas playas de la isla santuario de tortugas y langostas insípidas. Las comparaciones son inevitables. El novio de Patiño es un pibón (con b, que viene de pibe, ché) y Paquirrín está hecho un asco. Y no sólo por la gota que padecen sus rodillas. El barrigón de este chico da repelús. Y si, como dicen, le huelen los pies, compartir techo y lecho con este muchacho debe tener su mérito. En el reportaje no sólo son protagonistas sus nuevos pechos. El trasero de María también desafía las leyes de la gravedad. ¿Le habrán puesto grasa del ombligo como a Mila Ximénez para subirle los labios? ¿O será cosa del gimnasio? En todo caso el resultado es un cuerpo 10 y María le saca mucho partido.

Raquel Bollo se sincera en una entrevista y confiesa cierta nostalgia del ambiente de los platós. De hecho dice que volvería a televisión si necesitara dinero. ¿Es un preaviso de su regreso? Raquel dice maravillas de todos aquellos compañeros que la hacían llorar y la ponían verde. A ver qué pasa. De Chiquetete ni pío.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin