elEconomista.es

Tiger Woods: alcohol, sexo y otros escándalos del golfista

30/05/2017 - 11:50

El ganador de 14 títulos de golf fue detenido esta madrugada en Florida por conducir bajo los efectos del alcohol. Horas después, era puesto en libertad y él mismo desmentía la información, alegando que realmente había tenido "una reacción inusual a unos medicamentos". Pero éste no es ni el primer ni el único escándalo protagonizado por Tiger Woods.

Su adicción al sexo y al alcohol

Todo comenzó en 2009, cuando Tiger Woods (41), entonces casado, padre de dos niños y campeón mundial de golf, estrelló su coche contra su propia mansión en Orlando. Su esposa, Elin Nordegren (37), tuvo que usar un palo de golf para romper el cristal del vehículo y sacar a su marido, que se encontraba inconsciente y en estado de embriaguez.

Hasta entonces, ella le había seguido por todo el mundo a los torneos, dando la imagen de ser un matrimonio bienavenido. Lo que no se imaginaba la modelo sueca era que este accidente abriría una caja de pandora que se encontraba muy lejos de la imagen que Woods había mostrado al mundo hasta entonces.

Hasta diez mujeres aparecieron tras el 'choque': camareras, chicas de alterne, señoritas de compañía y actrices porno que creían que eran las únicas con las que el golfista engañaba a su mujer. Dolidas, se dedicaron a hacer una 'gira' por las televisiones y revistas americanas contando cómo habían sido aquellos numerosos y variados encuentros sexuales.

"No era un buen amante, Woods simplemente era un cerdo", declaró una de ellas. Su mujer aguantó el tipo unos meses, hasta que finalmente se separaron. Él admitió su adicción al sexo, al juego y al alcohol, y acudió a un centro de rehabilitación.

El millonario divorcio

Su fortuna se encuentra (o se encontraba) entre una de las más importantes de la lista Forbes. No es para menos, pues Tiger ha ganado hasta la fecha 14 grandes títulos y 79 en el PGA Tour, entre otros. Cuando Nordegren le pidió el divorcio en 2010, ésta acabó quedándose con más de 750 millones de dólares, convirtiendo esta separación en una de las más caras de la historia del deporte.

Ambos firmaron un contrato de confidencialidad y ella se compró una mansión donde actualmente vive con los dos hijos que tuvo con su ex, Sam y Charlie.

Pérdida de patrocinios y apoyos

El escándalo sexual y la consecuente pérdida de la imagen idílica de familia unida, le hizo perder a Woods importantes patrocinadores. Según se publicó entonces, Nike o Gatorade perdieron hasta 12.000 millones de dólares tras dejar de apoyar al golfista. Gillete o EA Sports se mantuvieron pero con muchas restricciones.

Abusos a su caddie y fiel amigo

Steve Williams, ex 'caddie' de Tiger, publicó un libro en 2015 donde narraba los abusos que sufrió por parte del que había sido un miembro más de su familia. "La única cosa que realmente me molestaba era la manera descarada con la que tiraba su palo hacia la bolsa, esperando que yo fuera a recogerlo. Me sentía como su esclavo, al agacharme para recoger sus palos y ponerlos en la bolsa", relató Williams.

Lesión en la columna

En 2014, Tiger era operado por una lesión en la espalda que arrastraba desde 2011. Desde entonces, se encontraba alejado del campo hasta que hace unos meses intentó volver para el Masters porque se sentía "mejor que nunca". A pesar de sus ganas y de la cirugía a la que se sometió, tuvo que anunciar su retirada de nuevo.

Recaída en el sexo

Poco después de su divorcio, comenzó una relación con la esquiadora Lindsay Vonn (30). Ésta terminó con el golfista tras tres años de amor al enterarse de que había vuelto a las andadas: Woods gastó más de 40.000 dólares en chicas de compañía mientras estuvo con ella.

"Tiger no está casado y tiene un problema con el sexo. Normalmente se acuesta con prostitutas locales a las que paga sumas de dinero desorbitadas", declaró entonces a Daily Mail una fuente cercana a la esquiadora.

La retirada del deporte por su problema de salud fue la razón principal de esta recaída. "Como no bebe ni alcohol ni puede fumar, el sexo es su única escapatoria. Que no pueda jugar es su perdición", añadió la fuente.

Detenido por conducir ebrio

Casi dos años después, Tiger Woods ha sido detenido esta madrugada en Florida por conducir bajo los efectos del alcohol. Él ha mandado un comunicado alegando que no estaba ebrio, si no que "un conjunto de fármacos que tomo con receta, provocaron en mí una reacción inesperada".

El deportista de élite ha pedido perdón tras haber sido puesto en libertad sin fianza y hará todo lo que esté en su mano "para que no vuelva a repetirse algo así". El que fuera número uno durante 683 semanas, ocupa hoy el 876º puesto del ranking mundial.







Comentarios 0