Actualidad

María Jimena Rico y Shaza Ismail: la historia de un amor imposible en Turquía

La familia de la joven malagueña desaparecida en Turquía ya respira tranquila: tanto ella como su novia se encuentran sanas y salvas en Estambul. Lo que comenzó como una historia de amor ha podido acabar en tragedia porque el padre de la chica egipcia no acepta la relación homosexual de su hija y la denunció a las autoridades.

Hace seis meses que María Jimena Rico (28) y Shaza Ismail (22) son pareja. Se conocieron en Dubai, cuando la joven malagueña de origen argentino se instaló para trabajar como camarera después de pasar una temporada en Londres. Tres meses después, regresó a la capital británica y su ya pareja, de nacionalidad egipcia, decidió seguirla. Eran felices allí hasta que recibieron una llamada del padre de Shaza, informándole de que su madre estaba gravemente enferma. Ella viajó a Dubai para visitarla, y lo hizo acompañada por María Jimena, pero todo se trataba de una trampa: el padre había denunciado a las autoridades por la relación homosexual que mantenía su hija y quería que fuera juzgada y castigada con cárcel o incluso pena de muerte.

Ahí empezó un calvario que ha durado 13 días. Al conocer las verdaderas intenciones del padre, María Jimena y Shaza cogieron un vuelo que las dejó en Tiflis, la capital de Georgia. Tras permanecer unos días en casa de unos amigos, se disponían a coger otro avión de regreso a Londres cuando el padre de Shaza las interceptó. Presuntamente las agredió, las amenazó de muerte y les rompió los pasaportes en el mismo aeropuerto. María Jimena temió por sus vidas y envió un audio telefónico a una amiga: "Estábamos en el aeropuerto, el padre se ha presentado aquí con toda la familia y se la ha intentado llevar por la fuerza, la familia está loca, en serio, nos van a matar, la quieren colgar".

La policía georgiana intervino para mediar y tras permanecer varios horas detenidas, las dejó libres. Cogieron un autobús hacia Estambul, donde tenían previsto pedir ayuda en la embajada Española, que no existe en Georgia. Al llegar, contactaron con la familia de María Jimena y se instalaron en un hotel que había reservado para ellas una amiga desde Londres. Este lunes a primera hora se perdía la pista de ambas y el martes, Teresa Montero, la madre de la joven malagueña, denunciaba su desaparición en el cuartel de la Guardia Civil de Torrox: "Si a las 12 no te llamé, es porque me pasó algo", fueron las últimas palabras de la joven a su madre.

Afortunadamente, este jueves han aparecido sanas y salvas: se encuentran en las dependencias de la policía turca en Ankara, retenidas por falta de pasaporte pero en perfecto estado. La Embajada Española ya está preparando su regreso y ya sea en España o en Inglaterra, podrán vivir su amor sin miedo ser castigadas por ello.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Usuario validado en Facebook
Olga Bastagala
A Favor
En Contra

Yo respeto la elección de cada uno a querer a quien le de la gana, pero hay que ser muy idiota para ir a un país donde ser homosexual esta penado con la muerte. ¿En que pensaban estas chicas? ¿Es que no ven las noticias donde aparecen ejecuciones de gays en esos países?

Son ganas de buscarse problemas tontamente.

Puntuación -1
#1