Actualidad

Ivonne Reyes, bajo sospecha: las ocho cláusulas que impuso en el Deluxe

  • ¿De qué tiene miedo la venezolana?

No fue la ganadora, pero Ivonne Reyes salió por la puerta grande de la casa de Gran Hermano Vip con la cuenta corriente bien engrasada. También con un nuevo amor, Sergio Ayala, un joven concejal del Partido Popular, y encantada de regresar al candelero mediático por lo que ello supone de cara a su cuenta corriente.

En plena participación del concurso, Ivonne recibió la noticia de que Andrea, la hija mayor de Pepe Navarro y Eva Zaldívar, había presentado ante el Tribunal Supremo una prueba de ADN en la que pretendía demostrar que el hijo de Ivonne no era su hermano.

De nuevo la polémica y con ella platós de televisión y contratos publicitarios. El primero, para promocionar la famosa dieta adelgazante de la alcachofa, en la que quien la anuncia no siempre pierde peso, aunque arma mucho ruido. De eso se trata.

Y este sábado Ivonne llegó al Deluxe, uno de los programas que mejor paga (cada vez menos) y también donde más se exige del invitado. Sin embargo, Ivonne cometió el error de firmar el contrato con ocho claúsulas donde exigía no tocar ciertos temas. Entraba con mal pie, los periodistas de esa noche no estaban para censuras y además venían bien documentados.

El segundo error de Ivonne fue hablar de la paternidad de Pepe Navarro ciñéndose a la antigua y persistente negativa del periodista a pasar por la prueba de paternidad, una negativa que le costó ser padre del niño automáticamente por imperativo legal.

Los periodistas del Sábado Deluxe querían la actualidad de este tema y no lo que llevaban escuchando desde hacía años, y en su labor acorralaron a la venezolana con pruebas irrefutables. Como los mensajes que Ivonne y Pepe Navarro se intercambiaron de diciembre de 2015 a febrero de 2016, en los que acordaron hacerse la prueba de paternidad en laboratorios distintos para aclarar de una vez por todas quién es el padre de Alejandro.

Pepe Navarro le propuso incluso que si la prueba daba negativo y se demostraba que el chico no era su hijo, guardarían los dos el secreto durante dos años, para no dejar en mal lugar a Ivonne, después de tanto tiempo viviendo esa filiación. Luego ya verían cómo se hacía pública la verdad sin dañar al chico ni a la madre.

Los mensajes de Ivonne certifican su acuerdo. Hubo cena y comida conjunta y cordial en diciembre de 2015 y enero de 2016, para precisar fechas. Hasta que un día ella no volvió a coger el teléfono y reapareció en los medios retomando la guerra verbal (subvencionada) contra Pepe Navarro.

No tuvo argumentos en el Deluxe, los periodistas se cansaron de su ambigüedad y sus posverdades (término moderno que sustituye a mentiras), y acabó derrotada. Otro frente: este lunes, Informalia descubría que su antiguo novio, Jesús Arranz, un empresario de Burgos, con el que Ivonne estuvo a punto de casarse hasta que rompieron en 2014, tiene deudas millonarias con Hacienda y está metido hasta el cuello en la Operación Lezo, la trama que ha llevado a prisión al ex presidente madrileño Ignacio González y hunde al Partido Popular madrileño.

Por si fuera poco, Pepe Navarro es el invitado de Bertín Osborne en Mi casa es la tuya este miércoles. Éste es un programa pausado, en las antípodas del Deluxe, donde Navarro tendrá por primera vez la ocasión de dar su versión del tema de su paternidad, de forma razonada y convincente. Lo dicho. Ivonne no gana para disgustos.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin