Actualidad

Tom Brady, marido de Gisele Bündchen, planta a Donald Trump

El quarterback se alzaba junto a su equipo, los New England Patriots, con la victoria en la Super Bowl 2017 hace poco más de dos meses. Tras el triunfo, el presidente de Estados Unidos preparó un encuentro con los jugadores en la Casa Blanca para este miércoles. Dicha invitación ha sido rechazada por el marido de Gisele, quien alega "asuntos familiares y personales". No obstante, entre la prensa americana apuntan a un posible desacuerdo con sus políticas.

El propio Tom Brady (39) ha explicado a través de un comunicado que a la "luz de algunos acontecimientos recientes" no podría asistir a la ceremonia. Para algunos, estas palabras tienen que ver con el fallecimiento de uno de sus compañeros, Aaron Hernández. Y es que jugador se suicidó este miércoles en la celda en la que cumplía condena por asesinato.

Sin embargo, los tabloides americanos especulan que esta negativa podría deberse a un desacuerdo del jugador con las políticas de Trump. La relación de Donald con Brady se remonta a los inicios de la campaña presidencial, cuando el magnate desveló en un mitin que el deportista le había votado. Esta revelación molestó mucho al jugador y a su familia, tanto que la propia Bündchen se encargó de desmentir la información en su Instagram.

Pese al enfado de Brady y Gisele, lo cierto es que no parece que las declaraciones de Donald Trump fueran falsas, puesto que el quarterback realizó algún comentario jocoso en sus entrevistas dando a entender que realmente sí que apoyaba la presidencia del marido de Melania. Sin olvidar las fotografías en las que aparecía con la famosa gorra de la campaña del republicano y el lema: 'Make America Great Again'.

En cualquier caso, él no ha sido el único que ha declinado la oferta a la fiesta de la Casa Blanca este miércoles. Su compañero de equipo, Devin McCourty, y otros cinco jugadores se han negado por "razones políticas". Todos ellos han declarado en alguna ocasión no sentirse bien "con las políticas de exclusión" del presidente.

No es la primera vez que Tom rechaza una invitación a la Casa Blanca. Ya lo hizo en 2015 con el presidente Obama. En cambio, sí aceptó las tres citas anteriores, con George Bush en el poder.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin