elEconomista.es

Luis Miguel: un juez le impone una orden de arresto

18/04/2017 - 11:22

El cantante ha recibido una orden de arresto por parte de la justicia de Estados Unidos este mismo lunes. Después de haberse negado a presentarse a los juicios derivados de la denuncia que interpuso contra él su antiguo agente, se ha procedido a iniciar el trámite para su detención. Anteriormente se le embargó un coche de lujo.

La desaparición profesional de Luis Miguel (46) parece haberse trasladado también a su vida personal. Tras varios avisos, la justicia de Los Angeles le dio un ultimátum este lunes: si no se presentaba a su último juicio con William Brockhaus, el que fue su representante entre 2013 y 2014, la policía procedería a su busca y captura. Y no apareció, según Univisión.

Brockhaus demandó al artista por incumplimiento de contrato en 2014, una denuncia que se resolvió entonces por un millón de dólares que aún no han sido recibidos por su destinatario. El otrora íntimo amigo del artista le acusa de no haber recibido los honorarios correspondientes al contrato que firmaron.

En el auto, su ex agente incluía en esta cantidad los intereses y los honorarios de los abogados, que ahora siguen aumentando con el paso del tiempo. Debido a la negativa de Luis Miguel acerca de presentarse a los procesos judiciales, así como para proceder al ingreso de la cantidad económica, el proceso sigue abierto y con una orden de arresto vigente.

La abogada de Brockhaus ha solicitado la comparecencia de un antiguo asistente del cantante que se ha encargado de llevar sus cuentas y negocios durante esos años. El pasado enero ya se le embargó un coche de lujo como forma de pago de la deuda. Sin embargo, el cantante fue visto por las calles de Los Angeles conduciéndolo hace tan sólo una semana.

No es el único problema que el mexicano tiene con la justicia: el cantante Alejandro Fernández también lo demandaba el pasado mes por incumplimiento de contrato. Luis Miguel se negó a actuar en la gira conjunta que habían planeado sin explicación alguna ni recompensa económica, por lo que Fernández ahora pide una indemnización mediante una demanda judicial.

La que fuera su discógrafica, Warner Music, también tiene un proceso pendiente con él. Según El País, éste debería casi cuatro millones de dólares al sello, una deuda reconocida por el propio Luis Miguel y que ya fue pospuesta en 2014, sin llegar a ser cubierta.







Comentarios 0