elEconomista.es

Angelina Jolie se sometió a controles antidroga en su juventud

4/04/2017 - 9:50

Corría el año 2001 y una joven Angelina de 25 años era propuesta para ser la protagonista Lara Croft, una película basada en la saga de exitosos videojuegos. En aquella época, la intérprete vivía entre los rumores de una posible relación amorosa con su propio hermano, James Haven, y las acusaciones de coquetear con las drogas. Es por ello que ella misma propuso que se le hicieran controles todos los días para demostrar que estaba 'limpia' con tal de conseguir el papel: "Sé cuál es mi reputación, y haré lo que quieras para demostrar que soy digna".

Este hecho ha sido revelado por Sherry Lansing, mítica directora de Paramount, en su nueva biografía, llamada Leading Lady. En la misma, narra variopintas anécdotas de importantes personajes de Hollywood como Tom Cruise o Mel Gibson.

Sherry también cuenta que a pesar de que Jon Voight, padre de Angelina, era un buen reclamo en la industria del cine y ella acababa de recoger un Oscar por su papel en Inocencia Interrumpida, sus comportamientos de joven rebelde no le estaban haciendo ningún favor.

Jolie sabía que si conseguía protagonizar Lara Croft: Tomb Raider, su fama podría cambiar, de ahí su empeño por hacer ese personaje. "Mira, quiero hacerlo, pero sé cuál es mi reputación, y haré lo que quieras para demostrar que soy digna. Seré fiable, y me presentaré y trabajaré duro. No me importa si el estudio quiere hacerme test de drogas todos los días", dijo ella en aquel momento.

Ningún miembro de su familia estaba de acuerdo en que Angelina se sometiera a este tipo de controles diarios, requisito imprescindible para conseguir el papel. En la discusión incluso intervino Jane Fonda, íntima amiga de la familia, que mantuvo fuertes conversaciones con la productora para que la pequeña Jolie no consiguiera el papel.

Finalmente y ante todo pronóstico, la ex mujer de Brad Pitt se entrenó a fondo y consiguió interpretar a Lara Croft. No fue fácil: recibió clases de artes marciales, se trasladó durante una larga temporada a Camboya, donde se grabó el film, e incluso tomó clases con un logopeda para perfeccionar el acento británico que su personaje requería.

Este papel la lanzó al estrellato y la llevó a protagonigar las siguientes entregas de la saga. Así pues, parece evidente que los test a los que se sometió dieron negativo. Sin embargo, los rumores se alargaron durante varios años más.

Ahora, atrás quedó aquella época en la que la actriz coqueteaba con las drogas y provocaba a los medios con sus apariciones y declaraciones. A sus 41 años, se ha convertido en una mujer importante, activista, concienciada de los derechos de las mujeres y madre de seis hijos. 







Comentarios 0