elEconomista.es

Adriana Abascal, ex de Juan Villalonga: "No hay nadie que se resista a una sonrisa auténtica"

23/03/2017 - 12:27

El diseñador español Juanjo Oliva presentó este miércoles su nueva colección con un desfile en el restaurante madrileño de El Corte Inglés de Castellana, Las Nubes, y lo hizo con el apoyo de un gran número de amigos que no se quisieron perder una cita tan especial. Entre los que no quisieron faltar tenemos a la modelo Almudena Fernández, la estilista Naty Abascal o la bailaora Cecilia Gómez, que coindidió con su ex, Emiliano Suárez. El joyero acudió con Carola Baleztena. Pero la invitada mexicana Adriana Abascal, ex mujer del que fuera CEO de Telefónica, Juan Villalonga, con quien estuvo casada diez años, quiso hablar con la prensa y posar a sus 46 espléndidos años.

El pasado mes de diciembre informábamos del reencuentro entre el ex máximo ejecutivo de Telefónica y su ex juntos en París. Informalia fue testigo en exclusiva de la cita entre dos padres que lógicamente comparten preocupaciones por sus hijos. De hecho, junto a Adriana Abascal y su ex marido Juan Villalonga almorzó Paulina, la primera de los tres hijos del matrimonio. Este miércoles, la Miss mexicana se mostró encantada por volver a estar en España, la tierra de su ex marido, aunque reside por lo general entres Mexico, Reino Unido y París. 

¡Cuánto tiempo!

Vengo cuando puedo pero siempre es difícil con tres niños.

Pero España está cerquita de Francia.

Es cerca, pero siempre requiere organizarte para dejar a tus hijos. Siempre que vengo, vengo con prisa y tengo mucha gente aquí que quiero muchísimo y siempre quieres sacarle todo el jugo, como decimos en México, vengo seguido, pero siempre corriendo.

Siempre queriendo estar cerca de tus hijos en el colegio.

Claro, como cualquier madre, aunque a veces como cualquier madre dices: 'Hoy quiero estar lejos de ellos y respirar', que es también muy sano. Me viene muy bien en 48 horas ir y volver.

Has venido al desfile de Juanjo Oliva. ¿Qué es lo que más te gusta de este diseñador?

Es muy moderno, es un poco como yo percibo a la mujer española. Es una mujer que con pocos recursos saca mucho partido a un guardarropa, como que somos muy capaces de sacarle mucho kilometraje a una chaqueta.

¿Te gusta vestir como una mujer española?

Me encanta. He estado ahora en el desfile de alta costura de Dolce & Gabanna en Milán pero me movía como pez en el agua, tan contenta de ver como hay tantos guiños a la cultura española. Me parece que la mujer española es femenina y tiene lo que no tienen muchas mujeres en Europa que es el color, la alegría, es femenina, coqueta pero elegante, no tiene nada que envidiarle a ninguna otra mujer europea.

¿Eres una mujer fuerte?

Todas las mujeres son fuertes pero no lo sabemos. Estamos muy confundidas con ese papel de que somos frágiles, somos muchísimo más fuertes que los hombres, eso está clarísimo.

¿Eres polifacética?

Me encanta transformarme, me he tenido que reinventar, he tenido que hacer una vida en Estados Unidos, en Inglaterra, en España y he tenido que jugar todas estas cartas y yo creo que por eso nació este proyecto, porque he dicho cómo puedo compartir mi experiencia con las mujeres y este constante ejercicio de reinventarme, vamos a tener que reinventarnos siempre.

¿Feliz con tu proyecto de familia?

Feliz, la verdad es que la lotería.

¿Nos plantamos?

Ya está. Esperemos.

¿Tus trucos de belleza?

Hay mil trucos pero el más importante está dentro de ti. Es ser feliz, es ser tú y es gustarte, es quererte, es aceptarte porque si vas con telarañas, inseguridades, que todas las tenemos, yo también, pero no hay nada como una mujer que está bien dentro de su piel y como una mujer que sonríe, no hay nadie que resista a una sonrisa auténtica.

Se te definió como la Preylser mexicana.

Muchas gracias por lo que eso significa, yo sé que en España es un halago. Yo nunca he querido ser nadie pero creo que hay muchas mujeres de las cuales tenemos mucho que aprender y desde luego a mí no me ofende para nada, al contrario.

Es un lujo.

Claro, pero al final yo solo puedo ser yo, eso es lo único que me sale bien.

¿Hay que tener un hombre al lado para estar así?

Yo creo que hay que tener una persona con la que tú funciones bien, una persona que saque de ti lo mejor, que te haga sentir bien, valorada, que te apoya, un buen socio de la vida. Eso es lo que realmente es, y bueno, como cualquier sociedad, pues de repente puedes no estar de acuerdo o algo pero yo creo que la vida está hecha para vivirla en pareja, no todo el mundo lo tiene que vivir 24 horas, cada uno somos distintos, no juzgo y me parece que cada uno tenemos que encontrar cuál es esa fórmula y esa manera de sentirnos bien.

¿Qué es lo que te conquista de tu pareja?

Lo admiro mucho, eso es muy importante, me divierto, es un hombre muy sólido, muy inteligente, me da esa motivación, es muy bueno con mis hijos y yo creo que eso no hay ninguna mujer que se resista.

Adriana Abascal muestra a menudo en las redes sociales el amor que siente por su actual marido, el presidente de la inmobiliaria Catella France.

La belleza de Veracruz (fue Miss México y cuarta en el certamen de Miss Universo derritió el corazón del 'emperador de Televisa' cuando Emilio Azcárraga tenía 60 años y ella 20. Por entonces, el magnate mexicano estaba casado con Paula Cussi y tenía cuatro hijos. El tigre (como le llamaban en México)  nombró Vicepresidenta de Telenovelas de Televisa a su amante veinteañera.

En la empresa se decía que un día Adriana se encontró con un ejecutivo que estaba celoso de su éxito y le preguntó: "¿Ya te crees la dueña, verdad?"; a lo que ella respondió: "No, pero soy la dueña del dueño, que es mejor". 

Tras la muerte de Azcárraga, Adriana heredó el yate en el que falleció: 74 metros de eslora y valorado en 57 millones de euros. Julio Iglesias o el rey Juan Carlos estuvieron en aquel buque. Pero el barco no fue lo único que heredó. Los herederos de Azcárraga le pagaron una fortuna por el 16% de las acciones de Televisa que Emilio le había dejado, le dieron varias propiedades en México DC, Acapulco y Nueva York, y títulos de filiales del grupo.

Meses después de la muerte de su anterior pareja, el multimillonario Emilio Azcárraga, Adriana inició su romance con Juan Villalonga, se casó con él y le hizo padre de sus tres hijos. La boda fue en 2001 y estuvieron juntos casi diez años, amén de tener tres hijos juntos, pero no fue el amigo de Aznar y empresario el amor de su vida: cuando conoció a su actual marido, el millonario francés Emmanuel Schreder, en vísperas del enlace dijo: "Por fin me caso por amor". 

Lo cierto es que el final de su matrimonio con el de ex consejero delegado de Telefónica fue complicado. El romance de la viuda del magnate mexicano Emilio Azcárraga y el que fuera máximo responsable de Telefónica Juan Villalonga, compañero de pupitre de José María Aznar y casado con Concha Tallada, íntima de Ana Botella, fue el gran escándalo sentimental de finales de los años 90. Triunfó el amor y la relación acabó en boda, pero el matrimonio se rompió. La guapísima mexicana tuvo otros idilios pero cuando en 2013 se casó en Ibiza con Emmanuel Schereder aseguró que era la primera vez que se casaba por amor y enamorada.

Y debía ser cierto, ya que Schereder es presidente de un importante holding inmobiliario francés. El mexicano Azcárraga, dueño de la cadena Televisa, murió el 16 de abril de 1997 a bordo de su yate ECO a las afueras de Miami a causa de cáncer de páncreas. Entonces, Televisa pasó a manos de su hijo Emilio Azcárraga Jean, a sus hijas, a su ex esposa Paula Cusi y a Adriana Abascal, que había sido Miss México en 1988. Azcárraga falleció a los 66 años y su pareja no había cumplido los 26. El magnate de la comunicación se había enamorado perdidamente de ella aunque nunca se casaron.

Juan Villalonga y Adriana vivieron un divorcio tormentoso de puertas adentro, pero tienen tres hijos en común y cosas de que hablar. Su encuentro en París, del que informamos en este portal, es la prueba. 

La tercera esposa de Juan Villalonga es la aristócrata y millonaria Vanessa von Zitzewitz (junto a ella, en la imagen), residente en el principado de Mónaco, donde el ex empresario celebró su tercera boda (sólo tres meses después de firmar el divorcio con Adriana Abascal), con esta baronesa alemana, reputada fotógrafa. Sus retratos de desnudos se exhiben en las mejores galerías del mundo.

Pero sobre todo Vannessa von Zitzewitz es la fotógrafa de cabecera de dos famosas princesas, Charlene de Mónaco y Corinna Sayn-Wittgenstein. Ella ha firmado los grandes reportajes de las dos damas que ha publicado la revista Hola, donde Adriana Abascal suele aparecer cuando exhibe su impresionante belleza. El mundo es un pañuelo.







Comentarios 0