Actualidad

La presunta hija de Ruiz Mateos: "Tengo miedo de que mis hermanos hagan trampa"

  • Impactantes declaraciones de Adela Montes de Oca

La supuesta hija de Ruiz Mateos vive en Chicago y ha sido la persona que ha logrado que el juez acuerde la exhumación del cadáver de Ruiz Mateos, fallecido hace dos años. El cuerpo del empresario jerezano va a ser desenterrado de forma inminente porque ninguno de los hijos quiere dar su ADN para saber si Adela Montes de Oca es o no la décimocuarta hija de Ruiz Mateos. Mientras tanto, ella ha concedido sus primeras declaraciones tras conocerse el auto.

"Por un lado estoy contenta porque finalmente se va a hacer justicia, no en la manera que quiero pero ya llevamos esperando por tres años", ha dicho. "También tengo miedo de que vayan a hacer trampa mis hermanos y que nos vayan a salir con una sorpresa", confesaba.

Desenterrar el cadáver de un ser humano, de un ser querido es muy duro para la familia. Hubiera sido más sencillo un test de ADN con el que se podría haber evitado la exhumación. "Si son tan católicos no sé por qué no se presentan a hacerse la prueba en vez de llegar a este extremo", dice Adela. El programa Espejo Público difundió este lunes imágenes grabadas en la intimidad de Ruiz Mateos, en la cama con Adela a su lado. Es un vídeo que ha resultado fundamental para que el juez decida exhumar los restos del fundador de Rumasa. En las imágenes se muestra  la evidente y estrecha relación entre padre e hija. La abogada de Adela Montes de Oca, Teresa Bueyes, asegura que su cliente ha agotado todas las pruebas que en un proceso de filiación pueden existir.

"Podíamos no haber pedido la prueba de ADN porque él en vida ya se negó y con eso ya hay una presunción a favor nuestro, pero decidimos que a pesar de tener 66 pruebas documentales que probaban la relación de Adela y su madre con Ruiz Mateos quisimos ir a por todas, es decir, solicitar incluso la prueba de AND a los hijos". Bueyes ha aportado en la demanda de paternidad encuentros en hoteles en el extranjero, facturas pagadas por el empresario fallecido a lo largo de los años.

La madre de Adela tenía 27 años cuando comenzaron a verse y el empresario ya había cumplido los 63. En total, estuvieron juntos casi un cuatro de siglo. "Pero nos encontramos con una oposición tan feroz por parte de la familia Ruiz Mateos, insultos y demás problemas, de modo que llegamos a sentirnos amenazados", dice la letrada.

"Saben cómo alargar los procesos judiciales"

Bueyes opina que "los procedimientos de los Ruiz Mateos tienen todos dilaciones indebidas, porque ellos saben cómo provocarlas, como dejar en un cajón los procedimientos que se demoran años tras años". También alude a las presiones recibidas: "Cuando tuve que solicitar que no se incinerara el cadáver, recibí llamadas de personas vinculadas a ellos para insultarme y amedrentarme en mi ánimo", afirma.

Preguntada por la razón que la empuja a querer llevar el apellido de un señor que ha sido denostado por la sociedad, que tenía mas de 50 causas pendientes cuando falleció, Adela Montes de Oca asegura que fue por compasión: "Al principio, la razón que tenía era para que me dejaran estar con él cuando estuvo enfermo, porque no me dejaban verlo", relata. "Fue la razón por la que empecé la demanda y, después, ya cuando pasó todo, no pude parar", confiesa.

El yerno de Ruiz Mateos: "Mi ADN no sirve

La reacción de un miembro de la familia, como es es Antonio Biondini, el marido de Begoña Ruiz Mateos, no se ha hecho esperar: "Esto me parece una barbaridad, si los hijos permiten eso son unos bastardos. Begoña no contesta porque siempre fue ella la que dio la cara, hay muchos hermanos por delante que siguen viviendo con el dinero de su padre y ahora permiten esta atrocidad. De mi parte puedo decirte que si yo pudiera hacer algo para que se deje en paz a mi suegro, lo haría, pero mi ADN no sirve", asegura el yerno del fallecido empresario.

"Que invite a su mujer, Begoña que es la que ha estado siempre haciendo algo positivo por la causa, a hacerse la prueba de ADN voluntaria", replica Teresa Bueyes.

Por otra parte, Teresa Bueyes insinuó durante su intervención en Antena 3 que los Ruiz Mateos estarían dispuestos a cualquier cosa llegados al extremo de enfrentarse al hecho de que Adela fuera su hermana. "No me puedo arriesgar a imputar un delito de profanación de cadáver en un programa de televisión, por mi mente pudiera pasar...", llegó a decir la abogada, dando a entender que el cadáver pudiera desaparecer.

"Siendo una persona que ya en vida era escapista, y ayudado por los hijos y por mucha gente que les apoyaba que se nos pase por la cabeza no puede ser extraño", insiste la letrada. Adela por su parte afirma que no lo va a pasar bien sabiendo que van a exhumar los restos del que podría ser su padre. "No es la manera que quisiera, me molesta pero me molesta más que mis hermanos no se quieran hacer la prueba para evitarlo, no entiendo eso", repite la demandante.

El dinero en juego: 250 millones de euros

El dinero no es lo que más le importa, dice, pero la cifra podría superar los 250 millones de euros. Adela dice que la razón económica que todo el mundo tiene en su cabeza "es lo último" que le preocupa. "Mi papá siempre me ha dado dinero, yo trabajo, vivimos bien, eso es lo de menos. Pero, claro, me corresponde a mí como les corresponde a los demás", remata.

Begoña, una de las hijas del empresario  ha cuantificado su parte en 260 millones de euros. Teresa Bueyes recuerda que por las causas pendientes varios hijos ahora van a volver muy probablemente a ingresar en prisión por nuevos delitos que se les imputan, y que "hablan de un patrimonio de todo lo que han estafado que estaría presuntamente en 5.000 millones de euros fuera de España", asegura. "Tiene que haber dinero porque siguen viviendo a cuerpo de rey, los nietos siguen yendo a los mejores colegios, los más caros, conservan jardineros privados, viven en mansiones, en navidades se atreven a hacer vídeos donde se ríen de todos nosotros", insiste la letrada.

Fecha de la exhumación: inminente

Sobre la fecha para la exhumación del cadáver, Teresa Bueyes intuye que "tiene que ser ya, el auto es del viernes y por lo tanto no hay otras cosa más que hacer que la policía judicial dé obligado cumplimiento a este auto", argumenta.

El 6 de junio es la fecha prevista para el juicio. Ya ha sido señalado en otras ocasiones y se ha retrasado. Adela, que reside en Chicago, ha venido a España muchas veces gastando dinero y faltando a su trabajo para luego irse por donde había venido por una causas consideradas disparatada que han acabado con las anulaciones del juicio. ¿Será esta vez la definitiva?

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin