Actualidad

Carmen Martínez Bordiú, 'desahuciada' por El Chatarrero: la nieta de Franco busca piso

  • Ruptura definitiva

El pasado martes 28 de febrero finalizaba el contrato de arrendamiento del piso de la madrileña calle Velázquez donde ha vivido estos cuatro últimos años, Carmen Martínez-Bordiú. Era un contrato firmado por Luis Miguel Rodríguez, conocido como El Chatarrero, y propietario de Desguaces La Torre. El empresario no ha querido renovar el alquiler.

Carmen Martínez-Bordiú, quien ocupó durante estos años el magnífico apartamento de 600 metros cuadrados, busca piso por la misma zona, el barrio de Salamanca pero no quiere o no puede pagar los casi 6.000 Euros mensuales que abonaba Luis Miguel Rodríguez durante estos cuatro años. ¿Desalojo, desahucio o fin definitivo de una relación intermitente y fuera de lo común?

La nieta de Franco le confesó a Bertín Osborne en su entrevista para el programa En tu casa o en la mía, realizada precisamente entre las antigüedades, muebles de época y valiosas obras de arte con las que ella había decorado el piso, que la única vez que se había enamorado en su vida había sido de este empresario hecho a sí mismo, considerado "el rey de la chatarra".

Por Luis Miguel dejó Carmen a su tercer marido, el santanderino José Campos. Y precisamente en un camión de Desguaces La Torre trasladó todas sus cosas de la capital cántabra al piso de la calle Velázquez en marzo de 2013. Pero la relación entre Luismi y Carmen, como le llaman sus amigos, tuvo muchos altibajos. En estos años, Luis Miguel se divorció de su esposa María Asunción. Pero recuperar su libertad no le animó a formalizar su relación con la nieta mayor de Franco.

Y un día, en agosto de 2014, ella anunció en Hola que rompía con Luismi, "harta de sus infidelidades". Sin embargo, la ruptura fue sólo de palabra. La atracción fatal pudo más que el sentido común y se resignó a compartirlo con otras mujeres. Iban juntos a los toros, Luis Miguel frecuentaba en Madrid la casa de Carmen Franco, una señora a la que admira y respeta, pasaba algún fin de semana de verano en el Pazo de Meirás con la familia Franco, y seguía pagando la renta de la calle Velázquez, donde dormía de vez en cuando (seguramente acompañado). Pero la historia de ese piso compartido y okupado se ha terminado y la inquilina busca otro alojamiento.

Una revista del corazón publicaba estos días que, con motivo del 66 aniversario de Carmen Martínez Bordiú el pasado 26 de febrero, Luismi le había regalado este piso, por el que había pagado 3 millones de Euros, para que lo disfrutara en su jubilación. No es cierto. Luis Miguel Rodríguez da por concluida su etapa de amante en el barrio de Salamanca y le ha dicho a Carmen que se busque la vida. Eso sí, avisó con el mes de anticipación que exige la Ley de Arrendamientos Urbanos.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud