Actualidad

Isabel II se siente "mejor", según su hija la princesa Ana

  • Padece un "fuerte resfriado"

La reina Isabel II se siente "mejor", según declaró su hija la princesa Ana este domingo. Su Alteza Real agradeció a los medios presentes en el exterior de la Iglesia de Santa María Magdalena en Sandringham su interés por la salud de la soberana. A pesar de todo, persiste la preocupación por el estado de salud de la Reina británica.

El Palacio de Buckingham dice que la Reina "todavía se está recuperando" de un fuerte resfriado, y que su ausencia en los servicios religiosos fue una "medida de precaución" por el tiempo frío y húmedo, y rechazó que haya motivos de preocupación.

Buckinham difundió también este día de Año Nuevo un vídeo de la Reina enviando sus felicitaciones a sus súbditos canadienses pero estaba pre-grabado. "En esta víspera de celebraciones nacionales, mi familia y yo estamos con ustedes en espíritu", decía en su intervención. Isabel II no ha sido fotografiada desde el 9 de diciembre, cuando asistió a una función en Buckingham.

Palacio comenzó 2017 con el anuncio de que la Reina no acudiría a la misa de Año Nuevo de su querida residencia de Sandringham, donde pasa la Navidad siguiendo la centenaria tradición familiar. Isabel II padece un "fuerte resfriado persistente", dice el comunicado. Sin embargo, lejos de tranquilizarse, sus súbditos, la prensa británica y la del resto del planeta recuerdan que 13 días sin aparecer en público son muchos y que la soberana cumplió 90 años el pasado 21 de abril.

Un catarro a esa edad no es cualquier cosa. Ya hace días, el servicio de prensa de Su Majestad tubo que desmentir una broma macabra en las redes sociales, donde un falso comunicado en nombre de BCC News anunciaba que la Reina había fallecido.

De forma oficial al menos, la Reina no ha sido ingresada en ningún hospital desde que en 2013 padeció una gastroenteritis. Entonces se vio obligada a suspender un viaje oficial a Roma y al Vaticano. En 2003, fue operada del cartílago de su rodilla derecha, una deuda que mantenía por su afición a los caballos y a pasear a sus perros.

Pero dado el hermetismo que en ocasiones ha caracterizado a ciertas informaciones consideradas asuntos de estado, sólo el cambio en las rutinas puede dar pistas fiables más allá de comunicados. La Reina, que se traslada a principios de diciembre a su propiedad familiar en Sandringham, cerca de Londres, viajó esta vez en helicóptero junto a su marido, desde Buckinham, cuando suelen hacerlo en coche o en tren desde la estación de Kings Cross (la residencia está en Norfolk, a solo 177 kilómetros).

El 25 de diciembre Isabel II no acudió al oficio de Navidad en la iglesia de Santa María Magdalena de Sandringham, debido a su enfermedad. Es la primera vez que eso ocurre en 28 años. El Príncipe Felipe, de 95 años sí acudió a la misa junto a su hijo el Príncipe Carlos y su nieto, Enrique. 

Es conocida la buena salud de Isabel II: dicen que incluso monta a caballo cuando está en el castillo de Windsor. Duerme siete horas, come bien, apenas bebe, y detesta el tabaco. Su padre y su hermana pequeña murieron por la nicotina. Y obligó a su marido a dejarlo al poco de casarse. Y su madre vivió 101 años. Larga vida a Isabel II.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud