elEconomista.es

Adriana Abascal y Juan Villalonga: reencuentro en París

20/12/2016 - 10:01

Orient Extrême Montaigne es el nombre de un japonés de lujo situado en el barrio más chic de París. El sukiyaki (70 euros para dos personas) es fantástico. El restaurante fue el lugar elegido para su reencuentro el viernes pasado. Hacía muchos años que no teníamos imágenes del ex presidente de Telefónica y su ex juntos. Informalia fue testigo en exclusiva de la cita.

Meses después de la muerte de su anterior pareja, el multimillonario Emilio Azcárraga, Adriana inició su romance con Juan Villalonga, se casó con él y le hizo padre de sus tres hijos. La boda fue en 2001, ella fue vestida de Christian Lacroix. Todo precioso y de cuento. Pero cuando conoció a su actual marido, el millonario francés Emmanuel Schreder, en vísperas del enlace dijo: "Por fin me caso por amor". 

La cuestión resume que el final de su matrimonio con el de ex consejero delegado de Telefónica fue complicado. Por eso es especialmente interesante ser testigos de su reencuentro: Adriana Abascal y su ex marido Juan Villalonga almorzaron hace pocos días juntos en compañía de Paulina, la primera de los tres hijos de un matrimonio que duró caso diez años. El romance de la viuda del magnate mexicano Emilio Azcárraga y el que fuera máximo responsable de Telefónica Juan Villalonga, compañero de pupitre de José María Aznar y casado con Concha Tallada, íntima de Ana Botella, fue el gran escándalo sentimental de finales de los años 90.

Triunfó el amor y la relación acabó en boda, pero el matrimonio se rompió. La guapísima mexicana tuvo otros idilios pero cuando en 2013 se casó en Ibiza con Emmanuel Schereder aseguró que era la primera vez que se casaba por amor y enamorada.

Y debía ser cierto, ya que Schereder es presidente de un importante holding inmobiliario francés. El mexicano Azcárraga, dueño de la cadena Televisa, murió el 16 de abril de 1997 a bordo de su yate ECO a las afueras de Miami a causa de cáncer de páncreas. Entonces, Televisa pasó a manos de su hijo Emilio Azcárraga Jean, a sus hijas, a su ex esposa Paula Cusi y a Adriana Abascal, que había sido Miss México en 1988. Azcárraga falleció a los 66 años y su pareja no había cumplido los 26. El magnate de la comunicación se había enamorado perdidamente de ella aunque nunca se casaron.

Juan Villalonga y Adriana vivieron un divorcio tormentoso de puertas adentro, pero tienen tres hijos en común y cosas de que hablar. Su encuentro en París es la prueba pero hace muchos años que no les veíamos juntos. Villalonga vive seguramente en Montecarlo.

Lo suponemos porque su tercera esposa es la aristócrata y millonaria Vanessa von Zitzewitz (junto a ella, en la imagen), residente en el principado de Mónaco, donde el ex empresario celebró su tercera boda (sólo tres meses después de firmar el divorcio con Adriana Abascal), con esta baronesa alemana, reputada fotógrafa. Sus retratos de desnudos se exhiben en las mejores galerías del mundo.

Pero sobre todo Vannessa von Zitzewitz es la fotógrafa de cabecera de dos famosas princesas, Charlene de Mónaco y Corinna Sayn-Wittgenstein. Ella ha firmado los grandes reportajes de las dos damas que ha publicado la revista Hola, donde Adriana Abascal suele aparecer cuando exhibe su impresionante belleza. El mundo es un pañuelo, Hola es un pañuelo.

La historia entre Villalonga y la mexicana es un relato de amor y desencuentros. Agonizaba el año 1998 y, antes de la Navidad, Villalonga le dijo a su mujer, con la que lleva 21 años casado y tenía tres hijos, que la dejaba. Su amigo y compañero de pupitre José María Aznar, el que le había encumbrado a lo más alto de Telefónica, se enfadó: su mujer, Ana Botella, era amiga de la de Villalonga. Pero todo daba igual. A sus 45 años, el empresario  estaba enamorado hasta perder el sentido. Adriana tenía 28 y acababa de quedarse viuda.

Diez años antes, la de Veracruz se había convertido en Miss México (fue cuarta en el certamen de Miss Universo). Después, su belleza irresistible derritió el corazón del 'emperador de Televisa' cuando Emilio Azcárraga tenía 60 años y ella 40 menos. Por entonces, el magnate mexicano estaba casado con Paula Cussi y tenía cuatro hijos. El tigre nombró Vicepresidenta de Telenovelas de Televisa a su amante. En la empresa se decía que un día Adriana se encontró con un ejecutivo que estaba celoso de su éxito y le preguntó: "¿Ya te crees la dueña, verdad?"; a lo que ella respondió: "No, pero soy la dueña del dueño que es mejor". 

Tras la muerte de Azcárraga, Adriana heredó el yate en el que falleció: 74 metros de eslora y valorado en 57 millones de euros. Julio Iglesias o el rey Juan Carlos estuvieron en aquel buque. Pero el barco no fue lo único que heredó. Los herederos de Azcárraga le pagaron una fortuna por el 16% de las acciones de Televisa que Emilio le había dejado, le dieron varias propiedades en México DC, Acapulco y Nueva York, y títulos de filiales del grupo.

Adriana Abascal muestra a menudo en las redes sociales el amor que siente por su actual marido, el presidente de la inmobiliaria Catella France.







Comentarios 0