elEconomista.es

Donald Trump y su agitada vida sexual: "No me gusta el sexo anal ni el oral"

9/11/2016 - 14:13

Este martes el magnate ha conseguido su objetivo: convertirse en presidente del país más poderoso del planeta. El republicano cumplía así un propósito que ni siquiera vislumbraba hace años, cuando ventilaba sus íntimidades sexuales en diferentes programas de televisión y radio estadounidenses. En aquellos momentos, el empresario incluso comparaba su agitada vida sexual con la guerra de Vietnam.

Corría 1997, Lady Di acababa de fallecer en un accidente de tráfico en el verano de París, una situación que llenó de tristeza a la sociedad mundial. Donald Trump, habitual en todo tipo de fiestas y rostro conocido de la revista Playboy, era preguntado sobre la princesa de Gales: "Te la hubieras tirado si hubieras podido, ¿verdad?", le interrogaba Howard Stern. "Yo creo que sí", respondía el político. "¿Y Maria Carey? ¿Le echarías un polvo?", volvía a la carga. "Lo hubiera hecho sin pensar", concluía Trump.

Eran años dorados para Donald. Tenía tanto sexo que puso en peligro su vida, al menos eso le dijo a Stern: "He tenido mucha suerte. Ése es un mundo peligroso. Asusta, porque es como Vietnam, como la época de Vietnam", declaraba en referencia a las enfermedades de transmisión sexual. No obstante, Trump explicó al locutor que las mujeres tenían que pasar un examen médico con su doctor personal antes de mantener relaciones sexuales con él.

En otra entrevista con Howard años después, confesaba sus gustos en la cama: "No me gusta el sexo anal", señalaba en 2004. "No me gusta el sexo oral", añadía. En la misma charla confesaba su profundo amor hacia su entonces novia y después esposa Melania Trump. Su sentimiento hacia ella era tan fuerte que "con ella no hago la marcha atrás", reconocía. Y es que la ex modelo es perfecta a sus ojos: "Nunca la he visto tirarse un pedo" y "ha ido al baño como cuatro veces en tres años", confesaba.

El mismo amor que tiene hacia Melania contrasta con el escaso cariño que tiene por su anterior esposa, Marla Maples, a la que resumió en una frase: "Un diez en tetas y un cero en cerebro". Ella, por su parte, contó en New York Post que con Trump tuvo "el mejor sexo".

El magnate, por supuesto, comparte esta afirmación: "No necesito Viagra. Más bien algo que tenga el efecto contrario. No es por presumir. Es que es así", dijo. Este tema fue protagonista durante las pasadas primarias cuando Marco Rubio, senador por Florida, habló del tamaño de su miembro viril. Donald entró a la provocación: "Os aseguro que no hay ningún problema por ahí abajo", desveló al tiempo que rebautizaba al senador como "el pequeño Marco".

Para Trump, que considera que "es muy difícil que una tía plana sea atractiva", el aspecto físico es fundamental, por lo que siente miedo hacia el paso del tiempo, como reveló en una anécdota relatada a Playboy: "Odio cumplir los 50. Es un puto desastre. Veo a amigos con los que no he tenido contacto en años, gente como este chaval, que tenía a todas las tías en fila india, esperando por él. Nadie se ha tirado a tantas tías como él. No lo había visto en 20 años. Y se planta en mi oficina. Y está gordo. Y calvo. No se lo dije, pero me quedé pensando: 'Me cago en la mar, ¿qué cojones te ha pasado'. Y entonces pensé: 'Seguro que él está pensando lo mismo'".

Sea como fuere, su seguridad ante las cámaras, sus medidas un tanto radicales y su ego desmedido han enterrado una imagen de mujeriego, cultivada durante años, para convertirlo en el hombre más poderoso del mundo.







Comentarios 3

#1
11-11-2016 / 10:52
ana
Puntuación 0   A Favor   En Contra

Muy bueno

#2
11-11-2016 / 17:33
Ponselirio
Puntuación -1   A Favor   En Contra

¿Cómo que "nunca la he visto tirarse un pedo"? Este tío, de pedos, sabe poco. Los pedos se oyen y se huelen, dependiendo de lo comido, pero jamás se ven. ¿Se imaginan que se viesen, por ejemplo, en la línea 1 del Metro a las ocho de la mañana? Para que se vieran, habría que mezclar el explosivo, por ejemplo, las fabes, con colorante, tal y como se hace en artillería

#3
11-11-2016 / 17:42
ponsilirio
Puntuación 0   A Favor   En Contra

¡Y sólo ha ido al baño cuatro veces en cuatro años! ¡Prepárate Manhattan! La amenaza no es un Tsunami sino un Sumierdanami! Mucho mas serio