Actualidad

Isabel Preysler y Vargas Llosa: un negocio rentable... pero no tanto

La revista Interviú publica en su último número la fortuna que habrían ganado la reina de corazones y el escritor peruano en el año y medio que dura su relación. El semanario estima en 2,5 millones de euros la cifra ingresada por la pareja, gracias a entrevistas exclusivas, portadas, posados publicitarios para marcas comerciales y antes de que finalice este año, el anuncio de su próximo matrimonio bajo el árbol de Navidad.

Un cálculo exagerado según hemos podido contrastar con expertos en el mercado de las exclusivas. Es cierto que Isabel Preysler nunca ha ocultado que vive de su imagen y del interés que despierta desde hace muchos años, a raíz de su separación de Julio Iglesias y sus matrimonios con personajes importantes como Carlos Falcó, marqués de Griñón, el ministro de Economía Miguel Boyer, sus correspondientes separaciones y divorcios, la muerte de Boyer, que la convirtió en la viuda más famosa de España y el sorprendente romance con Mario Vargas Llosa, Premio Nobel de Literatura y antiguo amigo de la familia.

Interviú asegura que la última portada de Hola, en la que Isabel anuncia petición de mano y posible boda con el escritor y desmentido de la primera crisis de la pareja, podría haberle reportado en torno a 500.000 y 600.000 euros. Y tienen razón en que es una entrevista muy valorada (aunque jamás esa cantidad), si su protagonista hubiera cobrado por ella, pero no ha sido así.

Hola no le paga a Isabel cada vez que le dedica una portada ni cada vez que la entrevista. Preysler y los dueños de la cabecera son amigos desde hace años y entre ellos existe un "toma y daca" de favores correspondidos, no siempre económicos. Si Isabel tiene algo que desmentir o anunciar, lo hace con la revista "amiga" y no siempre por dinero. Ella sabe que siempre estarán a su servicio. Y viceversa.

Por ejemplo, las primeras fotos de Isabel y Vargas Llosa juntos y de la mano, saliendo del hotel Eurobuilding de Madrid, en la primavera de 2015, las cobró la agencia que tuvo la suerte de captarla, pero no sus protagonistas. Lo que hace Hola en casos como éste es advertir a su amiga Isabel de que tiene esas imágenes y pedirle una entrevista (pagada) más tarde para confirmar el romance.

Pero muchos de los reportajes de Isabel y el escritor están hechos en la calle o en sus vacaciones y se han hecho por papparazzi que les siguen los pasos y también ganan fortunas por estas exclusiva, si bien se comenta en el mundillo que las revistas pagan ahora mucho menos que hace diez años.

Lo cierto es que este idilio de madurez de Isabel y Mario ha hecho subir el caché de Isabel para las marcas, algo decaído antes de se conociera su relación con el Nobel. Isabel está hoy espléndidamente pagada por la firma de joyería Rabat que la tiene como imagen y la quiere en cada inauguración o evento de la casa. Un contrato que podría alcanzar el medio millón de euros al año.

Misma cantidad seguramente por parte de Porcelanosa, otra nómina fija de Isabel desde hace 30 años, que podría haber subido desde que lleva "adosado" a Vargas Llosa, aunque sabemos que el escritor jamás ha cobrado por fotos o posados junto a su novia. No son 2,5 millones de euros, pero aunque sea un millón menos, no está del todo mal.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud