Actualidad

Mario Vargas Llosa y su hija Morgana tienen pendiente una conversación

  • '¿Cuándo se jodió todo?'

Morgana nació en Barcelona en 1975. Mario, su padre, había escrito apenas un lustro antes de que su hija llegara al mundo una de sus obras maestras, una novela titulada Conversación en la catedral. En el célebre comienzo de esta historia el protagonista se preguntaba: '¿Cuándo de jodió el Perú?'. Tras el controvertido divorcio de Mario después de 50 años con Patricia Vargas Llosa, su ojito derecho, su querida Morgana, tiene una conversación pendiente con su padre. Tal vez no sea en una catedral pero tal vez le pregunte por ejemplo algo parecido a '¿cuándo se jodió tu amor por mamá?'.

El romance de Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa fracturó a la familia del premio Nobel, que se partió en dos. Ximena, Morgana y Gonzalo, el cooperante que tuvo una relación con Genoveva Casanova, tomaron partido por Patricia, su madre, reprobando la actitud del escritor. Gonzalo llegó a calificar de "producto comercial" el idilio de la viuda de Miguel Boyer con su padre.

Morgana, de 42 años, fotógrafa de profesión, optó por el silencio, como Patricia Urquidi, su madre y segunda esposa de Mario Vargas Llosa, pero dejó España, donde se había instalado a los 20 años y donde llegó a trabajar para el diario El País. Morgana regresó a Perú no sólo porque contrajo matrimonio, el país de sus padres, sino porque el piso del Madrid antiguo donde vivía la familia se lo ha quedado para el escritor el autor de La Fiesta del Chivo tras el reparto de bienes en el divorcio.

Sobre los nuevos amores de su padre, Morgana mantuvo más discreción que su hermano Gonzalo pero vino a decir que tenía una conversación pendiente con su padre, a quien había defendido apasionadamente cuando en algunos medios peruanos le atacaron por no haber hecho obras benéficas por su país.

Morgana era el ojo derecho de Vargas Llosa y esa conversación pendiente podía haberse producido el pasado martes en Madrid, donde la fotógrafa inauguró en la agencia B Travel Brand de la calle Mguel Ángel La otra ruta, una exposición a favor de la ONG Prom Perú, de fotografías en color, sobre pueblos y comunidades indígenas poco conocidas que luchan por su supervivencia.

Era la ocasión para mostrar la imagen de la reconciliación entre padre e hija, pero Mario Vargas Llosa no acompañó a

Morgana, que evitó las preguntas personales de los periodistas. La fotógrafa emprendió el miércoles un viaje por Andalucía para plasmar imágenes de aquella tierra, alejadas de los tópicos turísticos. ¿Será la ocasión para tener esa dolorosa conversación que tiene pendiente con su padre?

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud