Actualidad

Álex González: "Miguel Ángel Silvestre es el macho alfa y yo el simpático en EEUU"

Le echábamos de menos. Hace meses que no sabíamos nada del protagonista de El Príncipe (36), que ha pasado una temporada en Hollywood para mejorar su inglés y buscar nuevas oportunidades. Ha vuelto a casa de la mano de Emidio Tucci para El Corte Inglés, que le ha fichado como imagen para esta temporada, y no hemos querido perder la ocasión de charlar con él.

Álex, ¿en qué andas ahora? Por tu Instagram sabemos que has estado viviendo en Los Ángeles...

No me he mudado, tengo aquí mi casa. Me fui a Estados Unidos unos meses a mejorar mi inglés, a desconectar un poco, he hecho algunos castings... Uno de ellos me salió. Es una serie que se llama Citizen, de Paramount, que estábamos rodando hasta hace poco y ahora está parada. Me lo han dicho hace cuatro días y no sé bien qué pasará. Ojalá salga, pero estoy súper contento con el resultado, el personaje... He estado allí cuatro meses. Ahora estoy tomando decisiones en estos días.

¿Ha ido mejor esta experiencia que la primera que viviste allí?

Sí, estoy muy feliz con la experiencia, trabajar en otro idioma... Me ha gustado más por muchas razones. La primera vez con X-Men la viví más personal que profesionalmente, porque no estaba preparado para la experiencia, fue un casting que hice por hacer y no sé ni cómo me lo dieron... Poder estar allí con actores que admiro como Kevin Bacon o Jennifer Lawrence fue una experiencia preciosa y larga porque estuvimos allí seis meses. Sin embargo ahora lo vivo más consciente, lo he buscado más y me siento más cómodo con el idioma.

¿Te has adaptado bien a vivir en Hollywood?

Como todas las ciudades depende de cómo estés tú y cómo lo afrontes. No es lo mismo ir a vivir la experiencia o hacer un casting, que ir a trabajar, ya es otra historia. A mí estar allí trabajando me ayuda a estar más centrado, tu vida social también es más fácil porque estás con gente de la profesión, tienes una rutina... Si no creo que puede ser una ciudad muy solitaria y muy difícil.

Allí hay muchos actores españoles como Miguel Ángel Silvestre, ¿os véis?

Miguel Ángel vive allí pero ha estado rodando por todo el mundo. Vivimos muy cerca pero este año ni lo he visto. Creo que nos vimos en enero. Además allí los barrios están muy lejos unos de otros, es una ciudad muy grande... Te aísla mucho.

¿Has tenido muchos apoyos allí?

Mmmmm. ¡Suena un poco triste pero no muchos! El año pasado muy pocos, ahora que he estado trabajando más y mis compañeros han sido un gran apoyo. Al final haces ahí tu pequeña familia.

Por cierto, te veo más delgado...

Ay, chica, gracias (risas). Sí, estoy más delgado porque en El Príncipe hacía más deporte y ahora para esta serie me pidieron estar menos fuerte. A lo mejor es el traje que me hace figurín (risas).

¿Y de amores cómo vas?

Pues igual que siempre. Os voy a dar unas fotos o algo para que repartáis por ahí (risas). Hace mucho que no me sacan una novia, os habéis dormido (risas). Lo que veis es lo que hay, estoy soltero.

Silvestre dice que en Los Ángeles se liga más que en España por eso del acento español...

¡Es que Miguel Ángel liga en cualquier lado! Yo soy simpático, él es el macho alfa.

¿Pero ligas allí más o aquí?

Mira, ligo igual (risas)... igual de poco. Aquí se da un poco mejor siempre (risas).

Álex, en la campaña apareces como un James Bond súper elegante...

Sí, estoy muy contento porque desde el principio me dijeron que querían darle este toque de Bond pero con un punto cómico y simpático y me pareció genial.

¿Tú te ves de agente 007?

¡Sí! (risas). Aunque yo soy más Anacleto Agente Secreto (risas). De hecho soy bastante patoso y el típico que la lío. En El Príncipe parecía que era un agente muy eficiente pero las tomas falsas... Menos mal que no las han sacado.

Siempre dices que no tienes ni idea de moda, ¿has aprendido algo gracias a esta campaña con Tucci?

Creo que poco a poco estoy aprendiendo algo de moda a base de repetir y repetir. Ahora con esta campaña, que encima me parece una colección espectacular aunque suene a coletilla, me he fijado más. Creo que me ha tocado la mejor campaña (risas). Me siento muy cómodo con la ropa que me han puesto.

¿Has fichado ya algo para este invierno de ropa?

Soy un desastre con los tejidos, no tengo ni idea. Hay varios abrigos cruzados que he visto y que me encantan, para ponerme así con un jersey de cuello vuelto finito. Y además los zapatos cada vez me gustan más, aunque si tengo que elegir, prefiero las zapatillas.

Vamos que seguirás con tus camisas de cuadros y los vaqueros...

Sí, hija, sí, de ahí no me sacan. Trataré de combinar los looks más sport con algún traje.

¿Eso es porque te estás haciendo mayor?

Será eso y me da rabia reconocer que sea por la edad... Pero es verdad que con los años me siento más masculino y hasta me coloco como en otra posición con el cuerpo, más recto. Debe ser que el traje es lo que tiene. Me siento un señor (risas).

Siempre has dicho que quieres envejecer siendo actor...

Creo que nunca cambiaré mi forma de pensar en eso. Me gustaría poder envejecer trabajando y poder mirar atrás cuando tenga 80 años y estar orgulloso de lo que haya hecho. Soy consciente de la suerte que tengo porque somos muchos. La energía y la ilusión la tengo para seguir luchando por mis sueños.

Aún te quedan años pero ¿te ves ya pasando de actor joven de moda a madurito en el cine?

No te creas que me queda tanto (risas). El otro día me ofrecieron una cosa en la que tendría un hijo de seis años y me quedé sorprendido, pero es verdad que ya podría tenerlo. Es cierto que en los hombres, en esta profesión, el cambio no es tan brusco como en el caso de las mujeres. Con las actrices es más tirana y se pasa de hacer la chica de la peli a la madre de la chica en pocos años. Para nosotros es algo más amable. Pero aún no tengo la sensación de ser el madurito de las películas (risas).

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin