elEconomista.es

Luis Martínez de Irujo y Adriana Martín Huarte: crónica de la boda que los Alba han celebrado en Liria

3/10/2016 - 2:07

La boda de Adriana Martín Huarte y del nieto de la duquesa de Alba, Luis Martínez de Irujo y Hohenlohe ha sido el gran acontecimiento social de este fin de semana, con permiso del número montado por PSOElvame Deluxe en Ferraz, a pocos metros del palacio de Liria.

El hijo del duque de Aliaga y su esposa han tenido el detalle de enviar fotografías a los medios, tal vez para contrarrestar la traición de algún invitado que trapicheó con las imágenes y se saltó la discreción solicitada por los novios filtrando alguna instantánea de mala calidad de la ceremonia.

En las tarjetitas que indicaban el nombre de cada comensal y su sitio en las mesas, decoradas sólo con boj y son flores, por un talentoso jerezano amigo de los novios, y perfectamente distribuidas por los jardines del palacio de la calle Princesa, había unas líneas que decían: "Os rogamos que no compartáis vuestras fotos en las redes sociales".

Los novios no prohibían a nadie que sacara sus móviles o cámaras para llevarse el recuerdo de un día perfecto y feliz en un marco excepcional, como la mansión de los Alba, en un precioso sábado de otoño. Pero esperaban, ingenuamente, que sólo se enviaran a los amigos.

No fue así, pero el traidor o traidora no ha estropeado ninguna exclusiva, como ocurrió en la boda de Matamoros y Makoke, y nada ha podido deslucir "una de las bodas más bonitas y elegantes a las que he asistido", comentaba a Informalia una de las invitadas.

La novia, vestida por Teresa Helbig, llevaba un traje de tipo camisero, tan sencillo como impecable. Esta invitada añade que es una chica con unos preciosos ojos verdes, no muy alta, pero de un encanto especial. La ceremonia fue amenizada con música clásica por el conjunto de Walter Leonard, hubo un aperitivo y el menú del almuerzo, elaborado por Ciboulette, fue tan sencillo como exquisito: Ensalada de frutos de mar, solomillo y una tarta árabe, con obleas y crema.

A eso de las seis de la tarde, el flamenco que sonaba en el jardín puso en pie hasta a la misma Eugenia Martínez de Irujo, que bailó unas sevillanas con la gracia que heredó de su madra la duquesa.

Entre los invitados, la plana mayor de la aristocracia española. Algunos de los testigos del novio fueron su tío Carlos, duque de Alba y sus hijos, Alfonso Hohenlohe ?Langenburg, Marco Juncadella y Hohenlohe y Hernando de Soto Fitz James-Stuart.

Y por parte de la novia, miembros de su familia materna, los Huarte, María Castellanos O' Shea, Cristina Maura Suelves, Reyes Matossian Güell, Sofía Morenés, María Eulate Gómez-Acebo o Fernando Chávarri Thieu, hermanastro de Marta Chávarri.

Llamaron la atención algunas ausencias familiares, como la de Juan Abelló y su esposa Ana Gamazo, tía del novio. Tampoco estaban entre los invitados los hijos de este matrimonio.

De los parientes sevillanos del novio, sólo estaba Luis Medina y no su hermano Rafael, los hijos de Nati Abascal.

También fue llamativa la presencia en solitario de Brianda Fitz -James Stuart, que siempre va acompañada a todas partes por su novio hipster, Falkwyn de Goyeneche.

Tampoco asistió Matilde Solís, la ex mujer del actual duque de Alba y tía del contrayente.

Todos coincidieron en que la invitada más atractiva de la boda, fue Sofía Palazuelo, novia de Fernando Fitz James Stuart y Solís, hijo mayor de Carlos, el primogénito de la duquesa.

"Si esa pareja sigue adelante, Sofía será un día una duquesa de Alba de película. Es guapísima, con clase y con estilo. Una especie de Grace Kelly a la española", nos asegura una aristócrata que compartió mesa con los posibles duques de Alba del siglo XXI.

Otra pareja que llamó la atención fue la formada por Cayetano Martínez de Irujo y Bárbara Mirjan, su jovencísima novia.

Como adelantó Informalia, el jinete quiso presentar a toda la aristocracia española a su actual amor y así lo hizo oficial en la boda de su sobrino.

Cuentan los que han conocido a Bárbara este sábado, que aunque tiene poco más de 20 años, exhibe una madurez y seguridad de mujer mucho mayor, y que gana en belleza en las distancias cortas. "Hacen una pareja estupenda y Cayetano estaba encantado de que se diera cuenta todo el mundo que está enamoradísimo de ella", decía a Informalia una invitada.

A las 12 de la noche, la orquesta puso fin a la música porque así estaba acordado para no molestar a los vecinos.

Pero la gente estaba bailando tan animada que se resistió a irse a casa. La mayor parte de los invitados jóvenes se fueron a seguir la juerga a El Amante, el sitio de moda en el barrio de los Austrias.







Comentarios 1

#1
05-10-2016 / 11:13
sony
Puntuación 1   A Favor   En Contra

hola, pues ya lo siento, habrá sido una boda super elegante y tal, pero no me ha gustado nada nada como iba la novia, ni el vestido, ni el pelo, ni el ramo... nada de nada, parecía 30 años mas de los que tiene y si no fuera por el color diría que la habían sacado de una boda del siglo XIX... en fin... mucho dinero y poco gusto.