elEconomista.es

Rocío Carrasco y Kiko Matamoros: semejanzas y diferencias de las bodas vendidas a las revistas

21/09/2016 - 14:56

Las bodas acaparan de nuevo las portadas de las revistas. De Rocío Carrasco y Fidel Albiac a Makoke y Kiko Matamoros. Y la que nos espera cuando celebre la suya Kiko Rivera con Pantoja como madrina. ¿Asistirá Isabel o todavía guarda luto por Juan Gabriel?

Las bodas de Matamoros y Rociíto han tenido muchos puntos en común y bastantes diferencias. En la de Jurado-Albiac asistieron Edmundo Arrocet y Paulina Rubio. En la de los Makokiko, Schuster y Ángela Portero. Coinciden las dos celebraciones en la presencia de Las Campos, que últimamente son el perejil de todas las salsas nupciales. En ambas vimos a los directivos de Sálvame. Se asemejan los recién casados en los largos años de noviazgo de unos y otros.

Y sobre todo, las dos parejas coinciden en haber hecho de su casamiento un negocio más o menos redondo. Se habla de 600.000 euros pagados por ¡Hola! a la hija de Rocío Jurado. Kiko y Makoke podrían haber valorado su boda en más de 50.000 euros, pagados a medias por Lecturas y Semana, que ponían en sus respectivas portadas una mentira como una catedral: exclusiva (lo contrario de repartir un reportaje es una exclusiva). Si a eso le sumamos que en Informalia anticipamos las fotos...

Otra coincidencia: Los hijos de Rocíito no han asistido al enlace de su madre, aunque lo cierto es que tampoco estaban invitados. Por su parte, Matamoros invitó a dos de los suyos, los mayores, que declinaron asistir aunque parece que le desearon suerte por teléfono.

Lecturas

Como "el triunfo del amor" califica la revista la boda de Kiko y Makoke después de 18 años de noviazgo, altibajos, rupturas pasajeras y los hijos de uno y otro incordiando en los platós para fastidiar el invento. Pero efectivamente triunfaron el amor y el cheque al portador en esta boda por todo lo alto en la que el vestido, las joyas, los zapatos, el hotel donde se vistió la novia, etc., etc., están publicitados y patrocinados para que no les costara ni un céntimo.

La única marca que echamos en falta son los huevos que llevó María José Cantudo a Las Clarisas para que obraran el milagro de que hiciera buen tiempo. Convendría saber si eran de granja o de gallinas ecológicas en libertad, por si un día tenemos boda en la familia.

Aseguran que los novios lloraron de felicidad toda la ceremonia. Emociones que parecen más sinceras que en la boda de Rocío Carrasco, que trasmitía más espectáculo que sentimientos.

En cuanto a las invitadas, el wedding style de casi todas ellas, sinceramente, nunca aparecería en la portada de Vogue. La más de lo más, Yvonne Reyes, quien por fin ha cambiado el luto por su hermano (fallecido en mayo) por un rojo pasión estilo Gilda con un palabra de honor que le pareció choni hasta a Belén Esteban. Rita Hayworth jamás llevaría ese modelo drag queen de zapatos. Llamativa la reaparición de Joaquín Torres, el llamado arquitecto de los famosos, desde hace tiempo ausente de fiestas y salones.

Semana

Pocas diferencias hay en las fotos de la boda Matamoros y Makoke que publica Semana. El llanto de la hija de la novia, lágrimas de la desposada, besos de la pareja y algo más de la juerga post nupcial, más despendolada que en las imágenes de Lecturas.

Pero Semana nos ofrece en exclusiva la parte trasera del vestido de Carlota Corredera. Un modelo con cola adosada, ¿diseñado en Vulgaria? (sí, con V). Lo que no cambia es la presencia de Las Campos. Por cierto, Makoke se arrodilla literalmente ante María Teresa. ¿Le estaría pidiendo trabajo en ¿Qué tiempo tan feliz?

También hay más profusión de directivos de La Fábrica de la Tele, productora de Sálvame, con quien conviene llevarse bien por si acaso.

La noticia positiva de la semana es la reaparición de David Delfín, presentando el logotipo para una campaña de prevención del sida. El diseñador malagueño tiene dificultades para hablar, dibujar o caminar por causa de esos tumores cerebrales que aparecieron en su cerebro, cobardemente y sin avisar. Pero ahí está, mandando un mensaje a los que pasan por el mismo trance: hay que sacar fuerzas de donde parece que no hay y no rendirse nunca.

Otra reaparición, la de Camilo Sesto, para anunciar su disco número 70 en su 70 cumpleaños. Semana publica la foto del Camilo de hoy y las del joven cantante que empezaba hace más de 40 años. Él juró en la comparecencia ante la prensa que no se había operado nunca, pero observando las dos fotos hay más de siete diferencias entre aquel Camilo Blanes y el Sesto de hoy día. El reportaje ideal hubiera sido las 70 diferencias.

Hola

Dos exclusivas con mensaje de amor son el plato fuerte de la revista. Marta Ortega y Carlos Torretta asistieron juntos en Nueva York al desfile de Narciso Rodríguez, autor del traje de novia de su primera boda con Sergio Álvarez, el jinete asturiano que la hizo madre. Hasta ahí, todo más o menos normal. Pero la hija de Amancio Ortega, la heredera con más millones del mundo mundial, sonríe a la cámara para confirmar el romance y apoya su mano, con naturalidad de enamorada, en el muslo de Carlos. La expresión del hijo del diseñador Roberto Torretta es de asombro, incredulidad y vértigo. ¿Será verdad lo que me está pasando?, parece que se pregunta este joven, por lo visto tan simpático como poco agraciado. Y nosotros nos preguntamos también: ¿quién coserá el próximo modelo nupcial de Marta? ¿Torretta padre, tal vez? Es el empujón que necesitaba el alicaído taller del modisto argentino, que tuvo que cerrar hace años su tienda en Madrid.

La segunda buena noticia es que Carmen Martínez Bordiú será abuela de nuevo. Su hija Cynthia Rossi espera un hijo que antes de nacer ya viene con mucho pan bajo el brazo. El reportaje exclusivo de la futura mamá y su marido en una playa portuguesa  es el primer regalo de la revista a los felices padres. La abuela más marchosa del país también tiene garantizadas entrañables exclusivas con el nacimiento, bautizo y primeros pasos del nuevo tataranieto de Francisco Franco.

Las nuevas parejas del año prometen un otoño caliente. Como la de Lara Dibildos y un joven ingeniero industrial y modelo. Lara dice que es más guapo por dentro que por fuera, pero nosotras nos conformamos con el envoltorio de este chico cañón. Junto a ellos, Anna Barrachina, la hija de Alvaro Muñoz Escassi, el antiguo novio de Lara, que ha dejado a la joven al cuidado de Lara en Madrid. "Me tiene muy contenta" (y seguro que también le come muy bien), asegura Lara de su hijastra. Por cierto, Escassi aparece por primera vez junto a Raquel Bernal, llevando en Barajas el carrito del numeroso equipaje.

Parece que la noticia de su boda en República Dominicana prevista para el pasado julio fue solo un rumor, pero lo cierto es que el jinete sigue adosado a esta millonaria venezolana, conocida como La Barbie, amiga especial del presidente Hugo Chávez y entusiasta de la revolución bolivariana aunque ella la milita desde Miami.

Otro amor otoñal que se consolida, el de Cayetano Martínez de Irujo, cincuenta y pico, y Bárbara Mirjan, veinte y muy pocos. El jinete llevó a su novia a un homenaje a la duquesa de Alba con sus hijos Luis y Amina y Alfonso Diez. Bárbara ya es una más en la Casa de Alba.

Mariló Montero se va a Nueva York a vivir con su hija Rocío Crusset. Una estancia que va para largo, ya que Mariló se lleva el perrito a Manhattan. ¿Y aquella visita de la periodista a los despachos de Telecinco, quedó en nada?

Otra exclusiva de ricos que venden su boda en las páginas rosas: el hijo de Miriam de la Sierra (ella va por el tercer marido), con invitados como Guillermo y Elena Furiase y los nenes de Norma Duval. Son las nuevas generaciones de la devaluada jet set. Hablando de Norma, su novio Matthias Kühn ha pegado el pelotazo del verano alquilando la isla de Tagomago al caprichoso Justin Bieber. Dicen que los negocios inmobiliarios del alemán no van muy boyantes, aunque cada vez que su empresa alquila esta isla vecina de Ibiza compensa pérdidas. ¿No?

Para decepción de muchos, no hay morbo en el reencuentro y abrazo de Bisbal y Chenoa, que cantarán juntos en el reencuentro de los triunfitos en Barcelona.

Diez Minutos

Sorpresa en el front row de Cibeles. En lugar de la marquesa de turno, una princesa, la del pueblo, Belén Esteban, que llevó a Andreíta a su primera pasarela de moda. La hija de Jesulín, que ya tiene 17 años, estuvo tomando nota de los diseños que se llevarán la próxima temporada, cuando ya sea mayor de edad. A partir de ahora tiene que rebajar la ración de cómete el pollo, niña, si quiere que le suba la cremallera.

Y dos noticias que nos alegran. Sergio Dalma se reconcilia con su hijo Sergi, después de años sin dirigirse la palabra por problemas de dinero. O sea, lo de siempre.

Y Fernando Guillén, totalmente recuperado de su matrimonio express y consiguiente divorcio de Ana Milán, hace un remake de Vacaciones en Roma por el centro de Madrid, con Mercedes, su fiel asistente personal, que es quien nunca le ha fallado. Nos alegramos.

Cecilia Gómez acusa a algunos de sus antiguos novios de no haber sido muy caballerosos con ella. ¿Se refiere a Fran Rivera, Emiliano Suárez o a Jesús Carballo, entrenador, gimnasta o algo así? Cuando rompió con él, Cecilia pasó por el quirófano, fue y se aumentó el pecho. ¿Relación causa-efecto?

Las explosivas revelaciones de Raquel Mosquera en el Deluxe, donde dejó a Rociíto como una hijastra sin corazón y una hija desangelada, siguen trayendo cola. Raquel nunca había querido mojarse en rencores familiares, pero la excesiva visibilidad actual de Rocío la empujó a desenmascarar a la hija de su marido Pedro Carrasco, que murió sin hablarse con su hija. Cuenta Raquel que Rociíto sólo se preocupó por la viuda de su padre para exigirle el rólex de oro de Pedro.







Comentarios 0