Actualidad

Laura Wasser: así es la abogada que llevará el divorcio de Brad y Angelina

  • Considerada la 'reina de los divorcios' de Hollywood

El mundo rosa tiene el corazón roto. Una de las parejas más estables de Hollywood ha decidido divorciarse. Angelina Jolie habría pedido el divorcio a Brad Pitt por diferencias irreconciliables (algunos hablan de una infidelidad del actor con la francesa Marion Cotillard) después de doce años juntos (dos de ellos casados) y seis hijos en común.

Será un divorcio complicado, con muchos hijos de por medio y grandes fortunas por parte de los dos actores, por lo que nos preguntamos qué abogado será el encargado de hacerles llegar a un acuerdo. La respuesta tiene nombre de mujer. Se trata de Laura Wasser, más conocida como 'la reina de los divorcios en Hollywood'.

¿Quién es ella? ¿Por qué decenas de parejas famosas la eligen para dirimir sus asuntos maritales? Nacida en California hace 48 años y madre de dos hijos, Wasser se formó en la Universidad de Berkeley y ha sido elegida hasta en tres ocasiones una de las cien abogadas más poderosas del mundo por Hollywood Reporter. En 2012, la revista Elle USA la nombró una de las diez mujeres con más poder de Estados Unidos.

Sus tarifas están en la línea de sus clientes VIP y no todo el mundo puede pasar por su despacho de abogados de familia. Cobra 850 dólares la hora (unos 800 euros) y pide un anticipo de 25.000 dólares por sus servicios por si los trámites y discusiones se alargan más de la cuenta (de hecho, a Alec Baldwin tuvieron que 'echarle' de su cartera de clientes porque no podía correr con los numerosos gastos al divorciarse de Kim Basinger). Y si no tienes más de 10 millones en tu cuenta corriente, es difícil que acepte representarte.

Banderas y Melanie Griffith, entre sus clientes

Entre sus clientes más conocidos se encuentran Antonio Banderas y Melanie Griffith, que estuvieron algo más de un año en sus manos hasta cerrar su acuerdo de divorcio. Pero ellos sólo han sido los últimos famosos que han pasado por Wasser, Cooperman & Mandles, su despacho en las colinas de Los Angeles Wasser.

Antes lo hicieron Tom Cruise y Nicole Kidman, Ashton Kutcher y Demi Moore, defendió a Maria Shriver en su ruptura con Arnold Schwarzenegger y también a Britney Spears con Kevin Federline. Mariah Carey y Nick Cannon, Kourtney Kardashian y Scott Disick, Gwen Stefani y, por supuesto, Jennifer Garner y Ben Affleck, uno de los más comentados de los últimos meses.

Incluso la propia Angelina, a la que ya representó cuando se divorció de Billie Bob Thornton, en el año 2003. Ahora parece que la letrada volverá a ponerse del lado de la actriz para decir 'hasta nunca' a Brad Pitt.

En el caso de Laura Wasser bien podríamos decir eso de 'de casta le viene al galgo', ya que fue su padre el que comenzó este imperio y le inculcó la pasión por el Derecho. Él resolvió los divorcios de Mia Farrow, Clint Eastwood o Jennifer Lopez. Laura entró a formar parte de su bufete cuando tenía 26 años, justo un año después de divorciarse ella misma de un hombre de nacionalidad española.

Su primer caso importante fue en 2001, cuando representó a Stevie Wonder tras una demanda de su novia por 30 millones de dólares. Finalmente, se llegó a un acuerdo a través de la mediación.

Para contar algunos de sus secretos como abogada de familia, Laura ha escrito un bestseller, It doesn?t have to be that way: How to divorce without destroying your family or Bankrupting Yourself (No tiene que ser malo: Cómo divorciarse sin destruir a tu familia o quedarte en la bancarrota), en el que deja claro que es posible llegar a acuerdos pese a que haya fortunas inmensas de por medio.

La reina de los divorcios en LA

Wasser es una especie de 'dama de hierro' a la hora de tratar con sus clientes y tiene por norma no implicarse emocionalmente con ninguna de las partes. Además, siempre aconseja a sus clientes que lleguen a un acuerdo antes de ir a los juzgados y que, visto que son famosos, si pueden esperar a anunciar su divorcio al mismo tiempo que otra pareja de celebrities, mejor, para diluir la repercusión mediática.

Cuando un cliente llega a su despacho, en West Hollywood, lo primero que hacer es pasarle a una sala con dos sofás de color verde y una mesita con una caja de pañuelos de papel encima. El cuadro que preside el despacho contiene un sencillo pero claro lema: 'The End' (el fin).

Fría y calculadora para llevar los casos, suele hablar con sus clientes a través de mensajes de texto y casi nunca por teléfono. Su consejo es dar a conocer la separación un viernes por la tarde para pillar de 'finde' a la prensa y si uno de sus hijos la llama por teléfono, deja de lado a cualquier celebritie para atenderlo.

Aunque sigue creyendo en el amor para toda la vida, lo cierto es que desde su divorcio nunca se ha vuelto a casar y prefiere convivir con su novio a pasar por el altar por segunda vez. Ahora hará frente a uno de los divorcios que hará correr ríos de tinta y Angelina Jolie volverá a contar con los servicios de Laura Wasser para tratar de llegar a un acuerdo con el que hasta ahora ha sido su marido, Brad Pitt.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin