Actualidad

Rita Barberá compartía casa con su madre y hacía vida familiar con sus tres hermanas

  • La senadora ha fallecido a los 68 años de un infarto

Estaba considerada por quienes conocían su vida personal como una mujer muy familiar. La senadora residía con su madre. Sus tres hermanas hacían piña con ella; María José, Carmen y Totón, junto con la madre de la ex alcaldesa fallecida, lloran ahora la pérdida. En la tarde del martes Rita ya no se encontraba bien. La pasó en el hotel con su hermana y no fue a la sesión de control del Senado. Su corazón no pudo soportar las tensiones o simplemente su salud no era buena: este miércoles a primera hora se daba a conocer la funesta noticia de que la ex alcaldesa de Valencia y senadora Rita Barberá fallecía en Madrid a los 68 años. Tras sufrir un infarto en el hotel Villareal, a 20 metros del Congreso, fue atendida por los servicios de urgencias durante 30 minutos, pero no pudieron hacer nada por su vida. La senadora estaba en la capital porque había declarado ante el Tribunal Supremo. Ella siempre rechazó ser una corrupta y mantuvo su inocencia. El presidente del Gobierno la ha recordado hoy y ha explicado que habló con ella antes de que declarara ante el Alto Tribunal. Así era la que para muchos fue la mejor alcaldesa que jamás tuvo la capital del Turia; para otros, la más polémica. 

A sus 68 años, y después de casi un cuarto de siglo como alcaldesa de Valencia, bautizada en su día como "la alcaldesa de España" por Mariano Rajoy, la fama de honradez de la que presumía se desintegró para algunos mientras otros mantenían su integridad . Solo la presunción de inocencia la protegía.

Cuando en mayo de 2015 fue expulsada del Ayuntamiento, la sombra de la sospecha ya planeaba directamente sobre ella. Ni el caso Imelsa, ni el caso Rus, ni la Operación Taula, ni las presuntas comisiones ilegales repartidas por todo su partido valenciano, ni la sombra de la financiación irregular, ni que sus concejales y asesores fueran imputados sirvieron para que ella se marchara.

Cuando su propia hermana apareció en los titulares, su secretaria escapaba agazapada en el asiento de atrás de un coche, cuando la abucheaban en los mercados donde antes repartía sonrisas, ella resistió. 

Rita Barberá era hija de Carmen Nolla y de José Barberá. Su familia materna levantó un imperio de cerámica. Su tatarabuelo, el empresario catalán Miguel Nolla Bruixet, fundó una firma con tal prestigio que contaba con este eslogan: "Cualquier casa de pueblo que tenga mosaicos Nolla es de gente de bien".

Su padre fue un importante periodista valenciano que comenzó su carrera como redactor de El Tradicionalista y corresponsal en Roma de El Siglo Futuro. Eso fue antes del golpe de estado franquista. Luego trabajó en los primeros días del diario Levante y en 1940, recién terminada la Guerra Civil, fue nombrado director de El Correo Gallego. En 1953 regresó a Valencia para hacerse cargo del periódico Jornada, fundado por el Movimiento Nacional en 1941, y fue elegido por los periodistas valencianos presidente de la Asociación de la Prensa, cargo en el que se mantuvo durante 30 años. Puede que éste sea un ejemplo de resistencia; claro que en aquel tiempo el concepto democracia era bien distinto.

Dicen que de su padre heredó Rita el amor por el periodismo. Ella estudió Ciencias Políticas, Económicas y Empresariales en la Universidad de Valencia y Ciencias de la Información en la Complutense de Madrid. Antes de entrar en política trabajó en Radio Valencia y como redactora de tribunales y de urbanismo en el Levante. Ya se intuía entonces su interés por el urbanismo.

A los 25 años, en 1973, Rita fue declarada 'Musa del Humor' en un concurso literario instaurado por el Ayuntamiento de Valencia, la llamada Olimpiada del Humor. Un año antes lo había ganado Natalia Figueroa, hija del Marqués de Santo Floro y también periodista. Justo en 1972 (14 de julio) se casó con Raphael, el cantante, en pleno apogeo de su carrera. Ni que decir tiene que aquellas imágenes de Rita Barberá en la Olimpiada del Humor, con 25 años, invadieron las redes con sus escándalos recientes. 

El entonces Jefe de la Policía Municipal de Valencia encargó al director de la Banda de Música de la Policía que compusiera un pasodoble para la hija de José Barberá. Sería el primero de cinco composiciones dedicadas a la ex alcaldesa, reconocida musa, no solo del humor, sino de músicos con ganas de agasajar a la diosa municipal de la capital del Turia. En el registro de la SGAE hay efectivamente cinco composiciones con su nombre de la ex alcaldesa, si bien hay que matizar que las dos últimas son remixes de su mítico 'caloret'.

Murió Franco y Rita Barberá se afilió a la Alianza Popular de Fraga Iribarne, antecedente del PP. De hecho, fue cofundadora del partido en Valencia y eso que al principio don Manuel no confiaba en ella y dicen que hasta la hizo llorar en alguna ocasión, aunque fuera considerado más tarde su mentor.

En 1987 se presentó como candidata a la Generalitat Valenciana por AP. No llegó al medio millón de votos frente al doble obtenidos por el socialista Joan Lerma pero aguantó en la oposición y cuatro años después se convertía en candidata al Ayuntamiento. Perdió las elecciones otra vez pero el apoyo de Unión Valenciana le dio el puesto de alcaldesa. Un acuerdo muy parecido se repetiría por la izquierda 24 años entre Compromís, PSPV y València en Comú, pero Rita en esta ocasión lo definió como "pacto de perdedores" porque la que salía del ayuntamiento era ella.

Tras su primer mandato, Rita Barberá ganó todas las elecciones por mayoría absoluta. Su mejor resultado fue en 2007, en plena Copa América de vela, cuando logró el 56,67% de los votos y 21 concejales, triturando a la ex ministra Carmen Alborch, candidata socialista. Durante su hegemonía se alejó de los medios de comunicación y no participaba en los debates municipales.

En mayo de 2015, tras prometer públicamente que no abandonaría el Ayuntamiento "como una rata", Rita ni siquiera recogió su acta de concejal y se marchó al Senado, donde formaba parte del grupo mixto tras haber sido obligada a darse de baja del Partido Popular. Siempre sostuvo ante todos y ante el Supremo su inocencia pero su salud no ha resistido y este miércoles la que fuera 'alcaldesa de España', como la definía Rajoy, nos ha dejado para siempre. En la imagen, junto a la Reina en su último acto político. Más abajo, una fotografía de estos días.

comentariosforum6WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 6

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

federico
A Favor
En Contra

¿Cómo que la diosa? Será la odiosa.

Puntuación -13
#1
luna
A Favor
En Contra

Ya que se comenten frecuentemente faltas de 'laísmo' y 'léismo' en sus artículos, al menos no los pongan en negrita : ... 'Unión Valenciana LA dio el puesto de alcaldesa' ...

Puntuación 8
#2
Usuario validado en elEconomista.es
jaime53
A Favor
En Contra

Si cayó Alejandro Magno, Asurbanipal, Felipe II , y José Luis Moreno, por qué no iba a caer Rita? Somos contingentes.

Puntuación 14
#3
Sandra
A Favor
En Contra

Soy valenciana y no he votado en mi vida a Rita Barberá. No me ha gustado porque es como un dinosaurio de derechas. Pero lo que se esta haciendo con esa mujer en estos momentos es maltrato. Después de veintinoseuantos años en el Ayuntamiento se le está buscando hasta en las bragas a ver si se le encuentra algo. El regalo de bolso en nosecuantos años y a tacharla a saco de hipercorrupta. Esta sociedad se nos esta llendo de las manos. Y repito que no soy pepera, pero si hubiera justicia antes que este dinosaurio deberían de dimitir muchos de los don limpios que ahora soportamos en la política (esperpéntico teatro) nacional.

Puntuación 16
#4
josep
A Favor
En Contra

Rita, su ciclo político ha terminado, cuanto más tarde en darse cuenta mucho peor. Ahora tiene ocasión de dedicarse a sus wisquis y calorets. Sus compañeros del alma, del PP, la han dejado tirada.

Puntuación 5
#5
Yo
A Favor
En Contra

El final del artículo, apelando a su vida sentimental extendiendo rumores es zafio y nauseabundo y deja clara la poca profesionalidad del periodista, falta de imparcialidad y la intencionalidad maliciosa del mismo. ¡Vomitivo!

Puntuación -2
#6