Actualidad

Photoshop, el 'otro programa' que retrata a las Campos

  • La presentadora y su hija, víctimas del retoque fotográfico

Forman parte del grupo de estrellas del verano en España. Las Campos, gracias a su reality en Telecinco, han tomado el relevo de personajes como Olvido Hormigos o Alessandro Lequio. Por eso, María Teresa Campos y su hija Terelu acaparan titulares en las revistas esta semana. Pero en el caso de María Teresa Campos, la noticia está en el photoshop que le han hecho en alguna publicación. No es la primera vez que le ocurre y desde luego tampoco es la periodista la única famosa a la que le rediseñan la imagen.

Los llamativos retoques fotográficos que luce en la portada de Semana han llamado la atención en medios y redes sociales. Alguna publicación ha llegado a afirmar que María Teresa Campos aparece en la portada "como si acabase de salir del vientre materno". Lo cierto es que a muchos este artificio no les ha dejado indiferentes.

El 'lifting digital' que vemos y que se puede hacer gracias al Photoshop resulta más llamativo cuando el personaje aparece en televisión con tanta frecuencia como María Teresa, y eso a pesar del excelente tranajo de estilistas y maquilladores.

No es que Terelu y María Teresa salgan en televisión muestra tal y como se levantarían de la cama: con sus arrugas, sus imperfecciones y su tez al natural. La generalización de la alta definición no ayuda.

La mayoría de las protagonistas de estas portadas no suelen pedir el photoshop sino que es la publicación la que lleva a cabo la 'falsificación'. De hecho, cuando el retoque es excesivo que resulta ridículo, las propias celebrities se enfadan, tal y como ha ocurrido en España con Inma Cuesta, por ejemplo.

La hija de María Teresa Campos, Terelu, que también protagonizó en su día una portada de la misma revista con un retoque muy comentado, y que, comparado con una imagen tomada sin posar y sin retocar, pone de manifiesto la 'cirugía digital'.

Otras famosas no tan televisivas son campeonas en esta competición de retoque brutal: Isabel Preysler controla al detalle todo lo que se publica de ella en las revistas y en las escasas ocasiones en las que acude a televisión, exige ciertos detalles para cuidar su imagen pública y no dejar en evidencia que está retocada en las portadas. Eso ocurrió cuando acudió a televisión: obligó a Pablo Motos a cambiar su asiento en El Hormiguero para dar el lado bueno. Pero siempre hay un paparazzi escondido que la pilla desprevenida y ahí vemos su peor cara.

Uno de los casos más sonados fue el de Inma Cuesta, que se sintió profundamente decepcionada con un reportaje que realizó al El periódico de Cataluña: "Verte y no reconocerte, descubrir que tu imagen está en manos de personas que tienen un sentido de la belleza absolutamente irreal. No entiendo la necesidad de retocar mi cuerpo hasta dejarme casi en la mitad de lo que soy, alisar mi piel y alargar mi cuello hasta convertirme casi en una muñeca sin expresión".

Lena Dunham en la portada de Tentaciones, también fue víctima, involuntaria, del retoque: "Estoy realmente honrada de estar en su portada, pero mi cuerpo no es realmente así y nunca lo será", dijo la actriz de la serie Girls.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin