Actualidad

Alessandro Lequio y María Palacios presentan a su hija Ginevra

  • Nació el pasado 17 de agosto

El conde italiano y su esposa dieron la bienvenida a su primera hija en común el pasado 17 de agosto. Ha sido este miércoles cuando los felices papás han mostrado la carita de la pequeña Ginevra, gracias a un reportaje exclusivo que ha concedido la pareja a la revista ¡Hola!.

"Su nacimiento es el punto de partida de muchas ilusiones y esperanzas", así de entusiasmados se muestran Alessandro Lequio y María Palacios, que no pueden contener su emoción al hablar del nuevo miembro de la familia.

Ginevra Ena nació hace justo una semana mediante cesárea en el Hospital Nisa Pardo de Aravaca, Madrid, horas después de que la madre ingresara en la clínica. Ninguno pudo evitar las lágrimas cuando contemplaron por primera vez el rostro de su pequeña. "Cuando nació, a los dos nos dominó la emoción... Nos miramos de una manera muy especial, ni mejor ni peor, sino distinta a como habíamos hecho durante tantos años", cuenta el conde.

Tras nacer su retoño, Alessandro fue el primero en entablar un contacto directo con la niña y hacer la técnica de estimulación de piel con piel, puesto que María necesitaba recuperarse de la cesárea. "Me quité la camisa y tumbé a la niña desnuda sobre mí. Esto sí que es la primera vez que lo he hecho con uno de mis hijos y fueron dos horas verdaderamente emocionantes".

El escándalo Olvido Hormigos, que salió a la luz este verano, parece no haber afectado lo más mínimo al matrimonio, y más en un momento tan especial como el que están viviendo. "Esas cosas no son cómodas, pero es absurdo pensar que pudiesen empañar o hacer una mínima sobra a este momento (...) Escuchar a todas estas señoras no ha sido agradable, pero es algo que queda en el pasado", asegura Lequio. María, por su parte, se muestra igual de firme cuando habla de la suma confianza que tiene hacia su marido. "Conozco a Alessandro y sólo por eso sé que la mayoría de las cosas que se cuentan de él no es que sean falsas, sino que es imposible que sean verdaderas".

La paternidad le llega al italiano 25 años después de nacer Alex, el hijo que tuvo con Ana Obregón, pero, el conde se muestra igual de entusiasmado. "La alegría es la misma, pero el sosiego de la edad te hace disfrutarla de una manera más pausada, sin perder un solo instante, entre otras cosas porque ya no tienes la inquietud del padre primerizo que quiere experimentarlo todo".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin