elEconomista.es

Doña Elena se lleva a García Revenga a la fiesta del 4 de julio

4/07/2016 - 10:59

La infanta Elena ha vuelto a apoyar públicamente a Carlos García Revenga, quien ha sido su profesor cuando era adolescente, secretario, y compy-secre durante más de 30 años.

García Revenga acompañó este sábado a la duquesa de Lugo a la celebración del 4 de julio, fiesta nacional de Estados Unidos, convocada por el embajador James Costos en el Centro Cultural Conde Duque en Madrid. Al fiel servidor de de las infantas, de 58 años, despedido de forma fulminante del palacio de la Zarzuela en cuanto Felipe VI tomó posesión del trono, no le van bien las cosas.

No recibió un céntimo en concepto de finiquito o indemnización y la demanda que interpuso contra el despido, que considera improcedente, no acaba de resolverse, a pesar del tiempo trascurrido, casi dos años.

Ha tenido que declarar ante el tribunal de Palma, que lleva el juicio del Caso Noós, en su calidad de ex tesorero de la empresa de Urdangarín y la infanta Cristina, y aunque sólo lo hizo en calidad de testigo, el tema parece que le ha marcado como un estigma.

Su situación económica es precaria. Cobra una prestación por paro de unos 900 Euros al mes, está divorciado, tiene dos hijas, es quien cuida de su madre, muy delicada de salud y no encuentra trabajo.

Como publicó Informalia en exclusiva, este pasado mes de enero, una inmobiliaria especializada en viviendas de lujo le ofreció un puesto en para vender y alquilar casas y pisos de alto standing, pero ocurrió algo sorprendente.

García Revenga estrenó trabajo un día por la mañana y sólo unas horas después habrían prescindido de sus servicios. ¿Una mano negra le persigue y quiere hundirle para siempre? Eso creen los que le conocen y le aprecian.

Es posible que la infanta Elena haya querido llevarle con ella a la fiesta de Estados Unidos, como una oportunidad para relacionarse de nuevo con empresarios importantes y que todo el mundo vea que sigue gozando de su confianza.

El secretario fiel, que tuvo la agenda más importante de España necesita recuperar presencia en el mundo social y laboral y Elena de Borbón ha vuelto a ser su mejor aliada.







Comentarios 0