Actualidad

Inés Arrimadas cumple 35 años a cuatro semanas de su boda y 'convierte' a su novio

  • La diputada de C's se casa el 1 de agosto con Xavier Cima

Dos que duermen en el mismo colchón se vuelven de la misma condición, dice el refrán: pero los compañeros de Inés Arrimadas en Ciudadanos tienen claro quién ha llevado a su terreno a quién en su relación con Xavier Cima, el hombre con el que la jefa de la oposición y portavoz de C's en el Parlament se casa el 1 de agosto. "Él ya no es tan independentista", aseguran en el entorno del futuro matrimonio. "Ha sido Inés la que ha acabado haciendo entrar en razón a a su novio". Arrimadas celebró este domingo su 35 cumpleaños y posiblemente uno de los regalos que más ilusión le ha hecho procede de su prometido: ¡Xavier ya no quiere el 'Brexit' catalán!

Inés Arrimadas, la cara de Ciudadanos en el Parlament, celebró este fin de semana su 35 cumpleaños con Xavier Cima, la persona con la que contraerá matrimonio en apenas cuatro semanas. El afortunado que se casa con la guapa guapa jerezana es un compañero de profesión, pero en absoluto de ideología. Al menos hasta hace poco.

Cima, consultor de Obra Civil, fue presidente de la Sociedad Municipal de Aguas y Servicios de Ripoll, diputado durante la última legislatura y ejerció como teniente de alcalde en el Ayuntamiento de la localidad barcelonesa. Pero no como representante de Ciudadanos. Cima era miembro de Convergència Democrática de Cataluña. Y un reconocido nacionalista.

Arrimadas, gaditana de nacimiento y de ascendencia salmantina, llegó a Barcelona hace sólo unos años por motivos profesionales. Las malas lenguas prometen que emigró siguiendo a un novio al que había ofrecido trabajo Xavier García Albiol, el candidato del PP a las elecciones.

Los mentideros del Parlament susurran que aquella relación no salió bien, e Inés, que por aquel entonces ya había debutado en política, conoció a Xavier Cima en una comisión parlamentaria. Compañeros que habitualmente cubren la información de la cámara catalana insisten en que, a pesar del innegable atractivo de la diputada, "nadie se atrevía a pedirle salir o una cita". Las mismas fuentes cuentan que en las distancias cortas es tal el magnetismo de la líder de Cs en Cataluña que "tal vez era precisamente su 'poderío' físico lo que alejaba a los hombres de intentarlo".

Xavier Cima se atrevió, venció ese momento, y su valentía conquistó a la brillante joven de ideología contraria. La diputada Inés no habla de su vida personal y evita el tema en las entrevistas, pero tampoco esconde a su pareja. Y le presenta como tal. Durante la boda de Fernando de Páramo, el secretario de Comunicación de Ciudadanos, hace ahora un año, Cima se sentó junto a Inés, como un invitado más y según nos contaron algunos de los asistentes, evitaron hablar de política.

Pero eso debía ser en público claro porque, en privado, ella ha debido convencerle a él de las bondades de Ciudadanos. Los hechos señalan que ella está metida hasta las trencas en su carrera política mientras que él está alejado del independentismo y dicen que no tan cerca del nacionalismo. No es que en Ciudadanos criticaran a Arrimadas por su relación. De hecho, fuentes del partido aseguran que jamás se han metido ni en ésa ni en ninguna otra relación personal de nadie.

En el entorno de Inés Arrimadas se aseguraba mucho antes de que se conociera la inminente boda de la diputada que lo suyo con Xavier no era un ligue pasajero ni mucho menos: "Inés es una chica formal. De las de casarse", afirmaban desde el entorno de ella no hace mucho. Ésos que han acertado de pleno son los mismos que aseguran que la 'conversión' de Xavier Cima ha sido el regalo que más ilusión le ha hecho a la novia, a cuatro semanas de su boda, en el día de su 35 cumpleaños.