Actualidad

Lourdes Montes: suspende como diseñadora nupcial

  • Fracaso de su primera colección

La vocación le venía desde pequeña: como un crío que quiere ser futbolista o bombero, ella soñaba con trajes de princesa o mejor de novia. Era tal su locura por el diseño nupcial que incluso creó el modelo de su boda futura cuando no sabía ni dónde ni cuándo ni con quién se casaría. Tenía apenas 17 primaveras. Pero tuvo que dejar los bocetos y los patrones y estudió Derecho y ejerció en un despacho.

Doce años después de aquel garabato adolescente, la abogada Lourdes apareció en todas las revistas cubierta con aquel mismo vestido dibujado con pinturillas de colegiala (algo mejorado por Pronovias): la licenciada se casó con otro 'niño', diez años mayor que ella; pero éste de pequeño no quería ser diseñador sino torero, como su padre, vendedor de exclusivas, como su madre y hombre de negocios. Uno de ésos negocios podría ser el de la moda, el oficio que apasiona a su mujer, pero no va a ser fácil.

Es solo una parte de la historia de Lourdes Montes, esposa de Francisco Rivera Ordóñez desde el 16  de septiembre de 2013, cuando contrajo matrimonio civil en Ronda con el mayor de Carmina Ordóñez, ex de Eugenia Martínez de Irujo. Su segunda mujer es diez años más joven que él, muy guapa, femenina, le quiere y tiene un afán tremendo por hacer realidad su sueño de ser diseñadora.

Como el afán no basta, se apuntó junto a su hermana Sibi Montes (que estudió Psicología) en la escuela Sevillana de Moda. Era un curso de tres años que no han terminado. Pagaban unos 200 euros al mes aunque ni la señora de Rivera ni la cuñada del torero solían acudir a todas las clases. Al parecer se fumaban la de confección y textil, e iban a gestión de modas, diseño para bocetos y patronaje. Las clases de este modesto 'máster' eran de 9 a 14:30 horas los lunes, martes y jueves. Ellas se sentaban según se publicó en la última fila de la clase y se relacionaban poco con los otros estudiantes.

No le ha hecho falta a Lourdes acabar ni siquiera estos estudios para firmar sus creaciones pero sin éxito: todo el mundo coincidió en que la mujer de Fran Rivera no estuvo acertada cuando decidió vestirse de sí misma en su boda religiosa con el diestro. Ella tuvo la valentía de reconocer que se había equivocado. "Yo ahora tampoco me pondría algo así, pero en su momento me gustó", explicaba un año después.

Otro diseño de Lourdes muy comentado fue el modelo de traje pantalón fucsia con chistera que lució en su boda eclesiástica su amiga la periodista Sandra Aladro, cuya imagen recordamos aquí para que cada uno juzgue.

Muchos estaban pendientes, tras estos criticados ensayos de Lourdes, de la boda de la hija de César, uno de Los Morancos. Para la boda de Marta Cadaval se esperaba que Lourdes y su hermana propusieran un diseño más moderno y romántico. Dicen que casi todo el mundo menos la familia más cercana y por supuesto el novio, Jaime Núñez Mendo, suspiraba a escondidas en la boda porque el vestido no favorecía a la protagonista del día. Lourdes había vuelto a errar el diseño, aunque en público le dijeran que la veían muy guapa a la novia.

Apenas unos días después de este otro sonado fracaso, Lourdes y su hermana exponían su colección  nupcial para en teoría superar los marcados y mediáticos errores conocidos. La semana pasada se presentaron sus diseños con el apoyo de su famoso marido, que acudió, sonrió, fue amable con los periodistas y posó hasta con la perra. En un ambiente 'barato', con un decoración cutre, con modelos no muy profesionales se presentó la colección que la propia Lourdes resumió como "de ajuar". Varios expertos que por razones obvias no quieren identificarse aseguran que esta joven aprendiz de diseñadora  cuenta con más afán que técnica, con más fama que creatividad y con más apoyos mediáticos que financieros. En algunos programas, como Es la Mañana, de Federico Jiménez Losantos, estuvieron riéndose abiertamente del vestido de novia que diseñó para la hija del Moranco y descalificaron el modelo que lucía. Puede que la mejor profesora de Lourdes sea su tía, la mujer del cantante José Manuel Soto, que también es modista, y tal vez deba esta mujer, que lleva muchos años cosiendo y es su familia, explicarle que no basta que su marido tenga amigos muy poderosos, escribir en un blog en Hola, y que las revistas te persigan para competir en moda nupcial en un país que tiene las mejores marcas del mundo, con Rosa Clará o Pronovias en la élite del bridesfashion.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Mallorquí­n
A Favor
En Contra

Eah¡¡¡ cualquiera es diseñadora¡¡¡ menos mal que no le ha dado por construir puentes ni carreteras¡¡¡¡

Puntuación 8
#1