Actualidad

Don Juan Carlos sigue cojo tres años después de su operación

  • El Dr Cabanela aseguró en 2013 que en un año estaría como nuevo

En 2013, cuando el doctor Miguel Cabanela operó al rey don Juan Carlos de la lesión de cadera que le había llevado varias veces al quirófano, el prestigioso cirujano gallego afincado en Estados Unidos aseguró que en un año el monarca volvería a estar como nuevo y caminaría sin bastón.

Tres años más tarde el pronóstico no se ha cumplido. Este jueves, a su llegada a la plaza de Las Ventas para ver torear a Enrique Ponce (en la imagen, entrando a matar), el rey emérito se bajó del coche con muchas dificultades y caminó hacia la plaza apoyado en su bastón más renqueante que ocasiones anteriores. El viejo fantasma de la mala salud del rey volvió a la mente de algunos de los que pudieron comprobar sus problemas de movilidad.

En compensación, mucha gente se acercó a saludarle: conocidos como el ex ministro José María Michavila (sin Genoveva Casanova) y público anónimo, súbditos  que quisieron demostrar su afecto al antiguo rey y darle ánimos.

Ya dentro de la plaza, en un día movido por la prohibición de matar al Toro de la Vega, se escucharon gritos de "¡Viva el rey!" y "¡Viva España!", que seguramente contestan de antemano al alboroto que se puede organizar ante la final de la Copa del Rey entre el Barça y el Sevilla que se celebra este domingo en el estadio Vicente Calderón con o sin esteladas, la bandera que simboliza el independentismo y que por otra parte, es perfectamente legal.

Aunque se ha prohibido que la exhibición en el estadio de las banderas -hecho recurrido por lo Contencioso- el partido sigue estando considerado de alto riesgo ya que las autoridades catalanas y muchos juristas consideran ilegal o injusta la medida y ofensiva para Cataluña.

La polémica está servida y el rey Felipe VI podría ser recibido con una pitada tan monumental como la plaza en la que estuvo su padre este jueves. Mientras, el público castizo y madrileño ha querido compensar al Rey Emérito con afecto y apoyo por su situación ... Y tal vez por la que se avecina.

No faltan voces que relacionan la actividad del Rey desde que es emérito al retraso en su recuperación o incluso a un posible empeoramiento. Si bien en esta feria ya ha ido tres veces a los toros, y aparte de que los años van pasando, como para cualquiera (y don Juan Carlos cumplió 78 años el pasado 5 de enero), es cierto que le hemos visto viajando, navegando y que llegan noticias de sus visitas del Caribe a las Costa Azul, de Escandinavia a Canarias, bien por motivos privados, bien porque sus obligaciones institucionales así se lo exigen. ¿Volveremos a ver al padre de don Felipe caminando sin bastón con normalidad, como vaticinaba el eminente doctor Cabanela hace tres años, o debemos asumir que nuestro Rey se ha quedado cojo?

comentariosicon-menu3WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments

Comentarios 3

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

simon templar
A Favor
En Contra

La medicina actual tiene el mismo problema que los coches actuales. Hay más de marketing que de resultados.

Puntuación 5
#1
V for Vendetta
A Favor
En Contra

.....demostrado......este bribon.........tiene mala pata☔️☔️☔️

Puntuación 2
#2
robin
A Favor
En Contra

Cojea de piernas, pero no lo hace por el gañote, a la vista de la papada que luce a costa de los españoles que aún tienen tragaderas de soportar este pufo de sistema monárquico.

Puntuación 2
#3