Actualidad

Iñaki Urdangarín: la infidelidad que acabó en boda con la hija del Rey

  • Un libro recupera la historia de aquel engaño

Un libro publicado por la periodista Silvia Taulés que sale a la venta este martes pone de actualidad el primer escándalo que protagonizó Iñaki Urdangarín hace casi 20 años, cuando plantó a su novia, con la que llevaba cinco años de relación, y anunció su compromiso con la infanta Cristina. Carmen Camí se entero por televisión, a la vez que toda España, de que su amor iba a ser el yerno del Rey. La historia de esta infidelidad cobra hoy sentido porque tal vez da una idea de la sangre fría y la ambición del duque 'empalmado'.

Dos iniciales, C.C., firmaban durante casi cinco años los mensajes de amor dirigidos a Iñaki Urdangarín antes de conocer a la infanta: el hoy denostado yerno del rey emérito, acusado de llevárselo crudo y poner el cazo ejerciendo de marido de la hermana de Felipe VI, amó con locura a Carmen Camí. Eso dicen varios amigos y amigas que compartieron aquellos años con la pareja

Para Carmen, el apuesto jugador de balonmano se llamaba Txiki. Hace casi 20 años, sus ojos castaños le admiraban "como si fuera el príncipe de los cuentos de Disney", nos asegura una íntima de la época. Aquella Carmen enamorada tenía apenas 25 años y, aunque fue abandonada, siempre ha sido muy señora con su actitud. Cuando empezó a llover estiércol sobre la vida de Iñaki su actitud fue leal. "No me gusta nada esta situación. Y la verdad es que me da muchísima pena todo lo que le está pasando", declaraba a un periódico en los comienzos del drama procesal y mediático de Urdangarín y Cristina.

Cuando el 3 de mayo de 1997, hace ahora justo 19 años, la infanta presentó a su novio en los jardines de la Zarzuela, y se anunció el compromiso, Carmen Camí era aún pareja de Iñaki. Sin embargo, no hay rencores por aquella traición que le causó un inmenso dolor y la hundió. Cuando le preguntan por la ambición de su ex, una vez destapados sus chanchullos, aún levanta una lanza por él: "No conocí nunca esa faceta suya; no, no era un hombre ambicioso", ha dicho en los medios.

Camen Camí superó aquel drama que la sepultó en esa tristeza que solo el desamor produce y se casó años después con el empresario Javier Pellón, con quien tiene dos hijos. Vive en un barrio de la zona alta de Barcelona y sigue siendo una mujer bella: alta, elegante y con buen tipo. No suele tener presente, que se sepa, a aquel joven alto y atlético que vivía en su casa (en la de su familia) los fines de semana. Javier Pellón está considerado como uno de los hombres más atractivos de la Ciudad Condal y es propietario de diversos centros deportivos en Barcelona y en Madrid.

Carmen siempre ha negado que hayan tenido que sobornarla para comprar su silencio: "Nunca nadie me ha ofrecido dinero por callar, es mentira. Tampoco hay nada que hablar ni que mantener en silencio. Yo no conocí a este Iñaki Urdangarin que hoy es noticia, insisto en que conocí a otro que no era ambicioso, para nada", decía en una de sus pocas entrevistas.

La posición económica de la ex de Iñaki es buena pero quienes conocen a esta mujer dicen que es íntegra como la que más y que aunque necesitara el dinero para comer nunca aceptaría un cheque por vender la historia de aquella traición. Pero sabemos cómo ocurrió sin necesidad de recurrir a su relato: 

A Carmen Camí le gustaba más tener a su novio en casa, pasear a solas, vivir su relación sin demasiados compromisos sociales. Una noche el destino quiso que Iñaki acudiera a una cena sin ella. La infanta sí fue y vio a Iñaki. Dicen otras versiones que doña Cristina ya le había 'fichado' en los juegos de Atlanta.

La relación de Carmen Camí e Iñaki Urdangarín era cosa seria: lo saben por supuesto las respectivas familias pero también toda la panda de amigos de entonces. Muchos callan, como es lógico, pero casi todos saben que la jugada del deportista de élite no fue limpia: ni siquiera tuvo el coraje de dar la cara para explicar que se se iba con la hija del Rey.

Cinco años dan para mucho, y dado que Iñaki y su novia de entonces no se escondían nunca, todo el mundo conocía su romance, incluida Cristina de Borbón y Gracia. Pero el poderío de una infanta de España es grande y ella, como cualquier mujer enamorada, jugó sus cartas. "Iñaki, al saberse amado por una princesa, pasó de objeto de deseo a hombre fácil", según relata una amiga de Carmen Camí que vivió de cerca aquellos juegos iniciales.

Lo que más le dolió a aquel corazón partido de Carmen Camí fue enterarse de que su amor del alma, su chico durante cinco años, el que vivía con ella los fines de semana en la residencia de la familia, se comprometía con otra por televisión ante todo el país. Sí, Carmen se enteró a la vez que todo el planeta.

Años más tarde se supo -dicen que todo se sabe- que Iñaki mantenía una relación con otra mujer cuando comenzó con Carmen, al margen de su historia posterior con la infanta. Se llama Susana López y hoy es según cuentan otra mujer feliz.

Casi todo lo demás es historia conocida: en octubre de 1997 Cristina se casó con el hombre al que amaba, luego llegaron los cuatro hijos, el palacio, el exilio americano, los escándalos y quién sabe...

comentariosforum3WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 3

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

El bobo
A Favor
En Contra

Si quieres Fidelidad... búscala en los equipos de sonido!

Puntuación 12
#1
vaya vaya vaya
A Favor
En Contra

Todo esto ya se sabia, y que caradura irse los fines de semana en casa de la novia y encima iba tambien con la tal López.

Y de la mujer, ay cristina, la bien cagó yendo detrás de él como perro faldero llamándolo por teléfono a él para salir donde fuera, aún no siendo novios.

Nono, si el juez Castro ya digo yo que tendrá razón, pero bueno, me callo y esperemos la sentencia final en junio.

Puntuación 9
#2
RG
A Favor
En Contra

Reiremos más cuando nos enteremos que el Urdanpillin es como el rey emérito: un punto filipino!.

Puntuación 10
#3