Actualidad

Alejandra Conde: así es la hija presa de Mario Conde

  • Inteligente y leal, siempre fue el ojo derecho del ex banquero

Este miércoles el ex banquero y sus dos hijos han abandonado los calabozos de Tres Cantos para dirigirse a la Audiencia Nacional, donde la fiscal Anticorrupción Elena Lorente ha pedido al juez Santiago Pedraz que decrete el ingreso en prisión incondicional del propio Mario Conde, mientras que su hija Alejandra, su ojito derecho y quien siempre confió en él, está bajo arresto domiciliario.

Nacida hace 39 años en Madrid, Alejandra Conde Arroyo fue la segunda hija del matrimonio de Conde con su primera mujer, Lourdes Arroyo. Siguiendo los pasos de su padre se licenció en Derecho con matrícula de honor, sin embargo, su carrera profesional se desvió hacia el mundo puramente empresarial. Realizó un master en Bolsa, lo que le abrió las puertas en la banca americana de la mano de Morgan Stanley, puesto que abandonó tras la última sentencia de su padre.

Tras trabajar en el extranjero, Alejandra decidió montar junto con las hermanas Marina y Paola de Herrera la empresa A-típica, una compañía de organización de eventos, bodas, fiestas y acontecimientos deportivos. Trabajó en este sector hasta que su padre ingresó en la prisión de Alcalá-Meco y fue condenado a 20 años de cárcel. En aquel momento, Alejandra decidió retomar su profesión de abogada y encargarse de la defensa de su padre.

Actualmente, Alejandra aparece relacionada en siete empresas en el Registro Mercantil. Una de ellas es Los Carrizos de Castilblanco S.A., donde los dos hijos del político figuran como socios desde el año 2002. La empresa, que cuenta con un capital social de más 15 millones de euros, tiene a Francisco de Asís Cuesta Moreno como administrador único, el hombre que ha controlado los negocios de Conde desde hace más de veinte años.

Alejandra también aparece como Consejera Delegada de Dermequisa S.A. y Cosmética Española S.A. Con sede en Torrejón de Ardoz, ambas podrían haber servido como pantalla para el blanqueo.

No obstante, Alejandra aparece en otras tres sociedades como administradora única. La primera de ellas es Oleum Flumine. Creada en 2008, tiene como domicilio social la casa en la que está empadronada Alejandra, lugar que registró la policía el pasado lunes durante varias horas. Esta empresa, que trata de "producir e introducir en el mercado español un aceite de oliva virgen extra del más alto nivel", comercializa el aceite producido en la finca Los Carrizos. Un año después, Alejandra fundó Gestión Integral de Aceite S.L.

Hace dos años, Alejandra y su hermano, Mario Conde Jr., fundaron la empresa Black Royal Oak, una sociedad limitada que, según el registro, tiene un capital social de más de 10 millones de euros y se dedica a la compraventa de bienes inmuebles.

En lo que respecta a su vida amorosa, Alejandra contrajo matrimonio en julio de 2004 con Fernando Guasch Vega-Penichet, de 44 años y también detenido el pasado lunes. Guasch es hijo del empresario Manuel Guasch, antiguo presidente de Renault y Azucarera del Ebro, y de la ya fallecida Margarita Vega-Penichet. De una familia muy bien relacionada, en el barco de los Guasch navegaban cada verano Isabel Preysler y Miguel Boyer.

En estos momentos, Fernando es director general en España del banco portugués Caixa Banco de Investimento. Tienen tres hijos, dos niños y una niña, que se llama Lourdes, en honor a la madre de Alejandra, quien falleció en 2007 a causa de un cáncer.

Desde su infancia, Alejandra se ha codeado con la alta sociedad española. Entre sus amistades se encuentran las hermanas Lapique, Tamara Falcó y Ana Boyer, Vega Royo Villanova o María León Castillejo, entre otras. Una vida de lujo entre la 'jet set' que ahora se torna en pesadilla, arrastrada por su padre, Mario Conde.

comentarios3WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 3

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Usuario validado en elEconomista.es
PEDROGON
A Favor
En Contra

Y de donde sacó el dinero para vrear tantas empresas millonarias?, vergüenza de país, las penas impuestas debían empezar a contar desde el día siguiente en que se hubiese devuelto hasta el último euro, mientras en la carcel sin contar el tiempo desde luego.

Puntuación 16
#1
JonS
A Favor
En Contra

Lo peor de todo es que con estos mangantes, delincuentes o malhechores, como se prefiera, de lujo los jueces y la Judicatura siempre tienen unas consideraciones especiales. Están como deslumbrados. Con condenas de 20 años solo cumplen 5 o 6. Siguen llevando una vide de lujo con el dinero que, a todas luces han robado, etc.

Puntuación 12
#2
ethan
A Favor
En Contra

me impresiona que este en arresto domiciliario,porqués ea mama

tambien era mama cuando nos robaba y administraba el dinero de papa

Quien cree que desde casa no estada manejando los hilos que pueda para arreglar lo que puedaaaa

idiotas

Puntuación 6
#3