Actualidad

Carlos Falcó y Esther Doña, tarde literaria con Ana Botella y Jaime de Marichalar

  • Acudieron a los premios de la Fundación Loewe

Al principio se dijo que se parecía a Carla Bruni, todo un piropo teniendo en cuenta la descarada clase de la ex primera dama francesa. Pero esta semana hemos visto a Esther Doña en Hola, besándose en los morros con su novio bajo un paraguas, en Asturias, y tiene el perfil de Catherine Zeta-Jones en La máscara del Zorro. El jueves demostró que además de guapa es una persona que ama la cultura más allá de las esculturas. Por cierto que no quiso comentar nada de cuando posó para Lorenzo Quinn.

La belleza que ha conquistado el corazón del marqués de Griñón, para quien la diferencia de edad no tiene importancia alguna, fue este jueves la reina de la fiesta en los premios de poesía de la Fundación Loewe, prueba de que esta malagueña tiene un compromiso con la cultura que va micho más allá de las esculturas de Lorenzo Quinn, para quien Esther tuvo el privilegio o la generosidad de prestar su cuerpo como modelo de los desnudos metálicos e ingrávidos del hijo de Anthony Quinn, asunto del que ya hablamos en Informalia. Además, no olvidemos que el vino es cultura y que Esther y el padre de Tamara se conocieron algo más de seis meses en una cata de vinos.

Una década hace ya que se entregan los premios de la Fundación en un almuerzo organizado por la firma de lujo en el madrileño hotel Palace, frente al Congreso. Este año fue muy especial y por supuesto se recordó con mucho cariño y emoción al patriarca, Enrique Loewe Linch, fallecido hace una semana a los 103 años.

El marqués de Griñón estuvo con gafas oscuras en todo momento. Como ya adelantamos hace días, estuvo en Oviedo visitando al prestigioso oftalmólogo Ferández Vega, donde fue intervenido de una afección ocular. A sus 79 años, va resolviendo los problemas de salud que surgen pero hay que decir que está espléndido y su aspecto ha mejorado desde que sale con la joven de moda, de quien por cierto no se separó en toda la noche.

La novia del marqués de Griñón llevaba un conjunto de falda tubo y torera con manga francesa en negro. Posó de la mano de su novia, con la que recorrió el salón del Palace con las manos entrelazadas.

Los amantes estuvieron arropados por numerosos rostros conocidos, que no quisieron perderse esta XXVIII edición del Premio Loewe. Aparte de Jaime de Marichalar y Marisa de Borbón, que estaban trabajando (cobran de la marca de lujo), estuvieron estre otros Ana Botella, los diseñadores, Elio Berhanyer, Modesto Lomba y Ángel Schlesser; Iñaki Gabilondo o la actriz Ángela Molina y su marido, Leo Blakstad.

El escritor cubano Víctor Rodríguez Núñez y Carla Badillo, que recibió el Premio Loewe a la Creación Joven, fueron los galardonados. En este ambiente literario no es de extrañar que varios de los asistentes comentaran el artículo publicado en Informalia hace días, en donde explicábamos que Carmen Barcells, la fallecida editora de Vargas Llosa, fue quien trazó por última vez antes de irse para siempre la estrategia de venta para su pupilo y que es exactamente la que está siguiendo: pasar por el aro de la prensa rosa y del mundo del cuché de Isabel Preysler para sacar el mayor rendimiento a su novela, Cinco Esquinas que, por otra parte, es una delicia.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments