Actualidad

La verdadera habitación de Brie Larson

  • Ganó el Oscar a la mejor actriz principal

Para muchos Brie Larson era una auténtica desconocida hasta que esta madrugada se hizo con el Oscar a mejor actriz por su papel en la película La habitación. Un oscuro drama que narra la historia de una madre y su hijo retenidos durante siete años en pequeño cobertizo.

La actriz, de 26 años, ya ganó el Globo de Oro por este papel para el que se encerró un mes en casa sin probar un solo carbohidrato, no se lavó ni el pelo ni la cara hasta finalizar la grabación y, en pleno verano californiano, salía a la calle enfundada en pantalones largos, chaqueta y sombrero para aislar su piel del sol.

Aunque Brie fue una niña prodigio; con seis años fue la alumna más joven admitida en el 'American Conservatory Theater' de San Francisco y a los 13, firmó su primer contrato musical con Universal, su infancia no fue un camino de rosas.

De hecho, la propia actriz ha reconocido que su historia personal guarda ciertas similitudes con el personaje de Ma. Sus padres, de profesión quiroprácticos, se divorciaron cuando ella tenía 6 años. La noche antes de su noveno cumpleaños se mudó junto a su madre y su hermana Mimsy a Los Ángeles, con apenas 700 dólares ahorrados.

Por aquella época pasaron serias dificultades económicas: "Vivíamos en un apartamento horrendo de una sola habitación en el que la cama bajaba desde la pared y apenas teníamos tres prendas de ropa cada una (unos vaqueros, unas pocas camisetas y un par de Converse naranjas)", contaba en una entrevista a The Guardian.

Su carrera musical fue precoz pero también corta. Su primer single, She Said, escrito con catorce años, llegó al puesto 31 de la lista Billboard en 2004. Un año después vio la luz su primer álbum, Finally out of P.E. (dedicado a uno de los profesores que odiaba en el instituto), con la mayor parte de las canciones escritas por ella misma. Fue un fracaso, apenas vendió 3.500 copias en Estados Unidos.

Aunque había participado en varias series y hasta fue chica Disney, su carrera como actriz ha tardado tiempo en despegar. Mientras llegaba la llamada para el papel de su vida, tuvo que sobrevivir haciendo de dj en las fiestas de Hollywood y llevándose a casa la comida del catering de los rodajes para poder comer.

No fue hasta que rodó Las vidas de Grace cuando la industria empezó a acordarse de su nombre. La serie United States of Tara (2009-2011), por su parte, también le ayudó a abrir puertas en Hollywood

Ahora con el Oscar bajo el brazo, cuatro películas por estrenar, una relación estable con Alex Greenwald, cantante del grupo Phantom Planet, y una casa en las colinas de Los Ángeles sin cobertura móvil, la suerte parece sonreírle por fin a Brie.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin