elEconomista.es

Felipe VI estuvo invitado en el yate de su amigo López Madrid, costeado por cabecillas de la Púnica

29/02/2016 - 14:09

Una grabación judicial de noviembre de 2015 desvela que Felipe VI viajó como invitado en el yate que López Madrid compartía en uso y costes con Francisco Granados y David Marjaliza.

Felipe VI, una de cuyas pasiones más conocidas es navegar, usó como invitado el yate que compartían y costeaban Javier López Madrid, Francisco Granados y David Marjaliza, los dos, cabecillas de la trama Púnica.

En el Myriam, el Rey tuvo como anfitrión a Javier López Madrid. Nunca embarcó sin embargo con Granados ni con Marjaliza. El dato sale de una grabación judicial según el citado medio.

El hecho fue conocido por el juez instructor de Púnica, Eloy Velasco, que preguntó al patrón si Felipe VI, cuya amistad con López Madrid es de dominio público, estuvo en la embarcación.

El Myriam, de 18,50 metros de eslora, solía estar amarrado en el Club de Mar de Palma de Mallorca. Normalmente, se usaba en primavera y verano. El amarre y los gastos de mantenimiento del barco inicialmente corrían solamente a cargo de la familia de López Madrid, dueño de la embarcación. Sin embargo, en 2012, el yerno de Villar Mir, Granados y Marjaliza empezaron a repartirse los costes, según el consumo de combustible y demás gastos, como paso previo por parte de los cabecillas de la Púnica para comprar el yate.

En esos años era Marjaliza quien pagaba, vía transferencia, los gastos de Granados, según una empleada. Por ello, en las cuentas sus pagos aparecían como DM2 y Marjaliza DM1.

Es el patrón del Myriam durante 23 años quien narra en la grabación el incesante uso que daba Javier López Madrid a su su yate como objeto de agasajo a políticos (primero a Francisco Granados y luego a su sucesor en la Alcaldía de Valdemoro), a David Marjaliza (el empresario clave en los contratos amañados y cohechos de la Púnica) y al actual Rey.

Las palabras del testigo

Contratado por 2.000 euros al mes, en la grabación el patrón desgrana, como testigo de primera, la intimidad de ese yate convertido por el yerno del dueño de OHL en una especie de local de agasajos flotante para tejer su red de influencias .

Marjaliza, ayer corruptor de alcaldes y hoy arrepentido acusador de sus cómplices, era un fijo del yate: ?Marjaliza claro que estuvo subiendo los últimos cuatro años. Lo utilizaba bastante Marjaliza. Venía dos o tres fines de semana al mes. Con su señora y un par de matrimonios más?







Comentarios 0