elEconomista.es

La otra hija de El Cordobés: "Lucharé por lo que me corresponde"

24/02/2016 - 12:17

Mari Ángeles Benítez Raigón, reconocida como hija del veterano torero desde 2004, ha querido contar su experiencia después de que su hermano, Manuel Díaz 'El Cordobés', interpusiera una demanda de paternidad contra su padre, Manuel Benítez. "Voy a luchar por lo que, como hija, me corresponde. Eso que lo tenga bien claro", avisa la propietaria de 46 años de un bar en Córdoba.

Preguntada sobre cómo se conocieron su madre y Manuel, Mari Ángeles recuerda: "Mi madre era muy joven y él venía a comer a un restaurante de Córdoba. Mi padre venía con un sombrero tirolés. Mi madre, jugando, se lo quitó, un gesto que a él le hizo gracia. A partir de ahí comenzó su historia de amor". Un romance que terminó por decisión de su progenitora: "Mi padre no estaba solo con ella. Seguramente, ella dijo 'hasta aquí' y se acabó. Desde que tengo uso de razón he vivido sabiendo quién era mi padre. Mi casa estaba llena de sus fotos y me pasaba un dinero todos los meses. Siempre supe que mi padre era Manuel Benítez", revela a ¡Hola!.

Durante su charla con el medio, la hija de El Cordobés explica por qué decidió interponer la demanda contra el diestro: "Lo único que quería era su cariño y que me ayudase a encontrar un trabajo, pero te vas haciendo mayor y ves que nunca aparece y se despreocupa de todo. Lo que más me dolió fue la muerte de mi abuela. Él sabía lo importante que era para mí. Nunca se preocupó de cómo estaría yo...y le demandé. Si me hubiese dado un poco de cariño, quizás no lo hubiese hecho". Aunque el juzgado falló a su favor, tardó "más de un año" en ponerse su apellido. No obstante, en su DNI ya figura el apellido Benítez.

Tras el conflicto judicial, Mari Ángeles desvela que hace seis años se encontró con él: "Estaba con una amiga cerca de su casa y le dije a una amiga: '¿Te imaginas que saga mi padre?'. Fue decirlo y verle salir por el portal. Me fui corriendo hacia él. De pronto vi que me abrazaba y me sonreía. Creo que le sonaba mi cara pero no sabía quién era... Hasta que le dije: '¿Qué pasa papá?'. Entonces cambió su gesto a un poco más serio, pero, para mi asombro, aguantó la conversación y eso me descolocó. Me echaba en cara que lo hubiera hecho público y que hubiese salido en televisión. Entonces le dije: '¿Sabes lo que te digo? Que me voy'. Y me fui".

Sobre la relación con su hermano, Manuel Díaz, ella no esconde su deseo de tener contacto con él: "Si viene a buscarme o quiere conocerme, yo encantada. Él sabe dónde vivo y las puertas y mis brazos están abiertos, pero ya no voy a ir a buscarle. Yo no me cierro a nada. Manuel es tan hijo como yo y me gustaría tener contacto con él, aunque sea por teléfono", dice al tiempo que cuenta una anécdota sobre una foto firmada por él: "Un vecino fue a verle y le preguntó si me podía firmar una foto. Manuel se la dio y escribió en ella: 'Para mi hermana, Ángela, de Córdoba'. Todavía la conservo".

A pesar de que reconoce que si viera a su padre entrar por la puerta le "daría un abrazo", e incluso "lloraría, puesto que desea "partir de cero con él", asegura que entiende la decisión de su hermano acerca de interponer una demanda de paternidad contra El Cordobés: "Yo también tuve que hacerlo. Lo único que me sorprende un poco cómo lo ha hecho, con un detective para conseguir el ADN de una servilleta. Veo bien que luche por sus derechos, al igual que hice yo".

Mari Ángeles, por último, niega que su padre le ayude económicamente: "Mi padre no me ingresa seiscientos euros ni me ha puesto un bar en Córdoba", señala antes de avisar que seguirá luchando: "Ya puede tenerlo (el dinero) a nombre de una mujer, en una sicav o como quiera, que, igual de hijo que son ellos, también lo soy yo. Voy a luchar por lo que como hija me corresponde".







Comentarios 0