elEconomista.es

Normal Duval y Matthias Kuhn: cómo les pillaron en Gstaad

24/02/2016 - 10:27

La mala suerte de Norma Duval y Matthias Künn con los paparazzi es increíble: se van hasta la estación suiza de esquí de Gstaad a reconciliarse tres meses después de romper y a pesar de la lejanía su paseos de la mano son captados por las cámaras indiscretas.

Otra posibilidad sería que la propia ex vedette, que cumple 60 años a primeros de abril, hubiera comentado con alguna amiga o persona cercana que se iba a pasar unos días con su ex alemán, y amiga o amigo la traicionara y fuera con el soplo a una agencia, la misma que luego vende a la revista Hola las imágenes de la portada, en las cuales, el buen alemán y su novia, con un estilismo perfecto para la nieve helvética: maquillaje profesional y peinado de exposición, confirman que aún se apoyan el uno en la otra, o viceversa. Preciosa la bufanda del empresario alemán de Louis Vuitton, de 330 euros.

La otra posibilidad, que casi descartamos, es que la propia Norma Duval, comerciando con su vida sentimental, vendiera directamente su viaje de reconciliación, cobrando por sus propias fotos una cantidad que rondaría los 20.000 euros, justo tres meses después de hacer lo mismo con ruptura, anunciando a la vez -tal vez sin cobrar- que anulaba su boda, que a su vez había anunciado en varias ocasiones vía exclusiva.

Pero como decimos, esta última posibilidad no la contemplamos porque, como todo el mundo sabe, esta mujer vive de su sacrificio y de su trabajo; y no admite en sus presentaciones hablar de su vida íntima, la misma que este martes un medio de comunicación pone a disposición del mundo entero gracias al soberbio trabajo de espionaje y fotografía llevado a cabo por los paparazzi que tanto molestan a Norma.

Cabe preguntarse ahora, si una vez reconciliados tres meses después de romper, Matthias Kühn y Norma Duval pensarán de nuevo en boda, una cuestión que por si misma merece acaso la inminente presentación de algún producto en el que la señora Duval se deje fotografiar y diga ante los micrófonos eso de 'Yo he venido aquí a hablar de trabajo, yo no hablo de mi vida privada'. Por norma.







Comentarios 0