Actualidad

Marta Domínguez, de la gloria a la vengüenza

  • El BOE le da la puntilla

A la altura de otros ídolos del deporte, fue tocada por la gloria de quien se proclama campeona del mundo de 3.000 obstáculos y hoy es una tramposa que ha cambiado la admiración por la vengüenza: El BOE le ha retirado de forma oficial hasta su condición de deportista de élite. Pero la que fuera una grandísima atleta, caída en desgracia desde que que fue implicada en una red de tráfico de productos dopantes, mantiene intactas otras ilusiones, como la que le produce ser madre o el apoyo de su marido, Juan Diego Bercianos Vallés, un ex atleta de 110 vallas con el que se casó en 2008.

Fue un 12 de diciembre de aquel año en su tierra castellana, la misma que hoy reb¡niega de ella. A la ceremonia,  discreta,  solo acudieron los más allegados a la pareja. La mediofondista, ex concejala de Palencia por el Partido Popular, no imaginaba que la Guardia Civil registraría su casa, que sería detenida por un presunto caso de dopaje y que el BOE publicaría años después, como acaba de ocurrir, que Marta Domínguez ya no es ni siquiera una deportista de élite.

El Boletín Oficial del Estado no deja espacio para los matices: da fe de que el Consejo Superior de Deportes le ha retirado la condición de deportista de alto nivel a la ex atleta palentina por su condena por dopaje. El pasado 19 de noviembre la máxima autoridad jurídica del deporte mundial, el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), la suspendió durante tres años por las irregularidades de su pasaporte biológico, que demostraban que había incurrido en prácticas de dopaje.

Su medalla de oro conseguida en el Mundial de 2009 en Berlín en la prueba 3.000 obstáculos y la de plata cosechada en los Campeonatos de Europa de 2010 en Barcelona se esfumaban como si nunca las hubiera ganado. Oficialmente, no lo hizo, no ganó.

Marta fue declarada culpable de "violación del reglamento antidopaje"  y el PP, al que pertenecía, la retiró de sus listas para el Senado, en las que concurría como número 19 por Palencia. Marta Domínguez puede recurrir aún estas decisiones.

Pero no todos la han abandonado: Marta trata de seguir con su vida, reside en un chalet adosado al sur de Palencia, cerca de sus padres y hermanos. Diplomada en Ciencias de la Educación (profesora de Educación Física), siempre quiso ser policía, al igual que su abuelo materno.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin