Actualidad

¿Le comprarías un coche al dueño de Funnydent?

  • Los dentistas hablan de su 'colega'

"Duros a peseta". Es la expresión que utiliza un dentista y empresario en conversación con Informalia para explicar que Cristóbal López Vivar, el dueño de Funnydent, no podía sostener el negocio al precio "escandaloso" al que ofrecía los servicios. "No sabíamos exactamente cómo iba a estallar la bola de nieve que había formado pero muchos en el colectivo decíamos: 'Yo ni me pondría en sus manos ni le compraría un coche de segunda mano" dice otro estomatólogo con el que hablamos, que avisa sin dar nombres de que no le extrañaría que saltaran más casos con otros supuestos chollos en clínicas dentales.

"Tenía a chavales titulados y recién salidos de la facultad a los que pagaba, cuando les pagaba, 800 euros", dice uno de los expertos consultados. Cristóbal López Vivar, encarcelado al día siguiente de saltar el escándalo de Funnydent, con el cierre de las nueve clínicas dentales y dejando a centenares de clientes a medio tratar, vivía sin embargo haciendo ostentación de su poderío económico: cenas caras, coches de lujo, grotescas escenas lanzando billetes al aire, o empleadas suyas cuentan que les decía que iban mal vestidas y se las llevaba a comprar ropa que pagaba él dan una idea del tren de vida de un hombre que sin embargo no pagaba a muchos de sus empleados.

En el auto judicial por el que el domingo se le comunicó su ingreso en prisión provisional sin fianza por un supuesto delito de estafa se dice que el empresario continuó "con gastos suntuarios a sabiendas de las dificultades económicas que su negocio atravesaba ya en el verano pasado". "La empresa le pagaba hasta el dinero del herrero de sus caballos. Me llegó a decir que le preparase un sobre con 500 euros y unas flores para una amiga de su hija", declara una ex empleada. En el registro figuran dos casas a su nombre y también se sabe que no hace mucho se compró un Audi A7, un vehículo de alta gama que cuesta más de 60.000 euros. De momento y mientras siga en prisión no podrá disfrutarlo porque además le fue incautado, junto a los ordenadores de su maltrecha empresa.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin