elEconomista.es

Guerra entre la novia de Richard Gere y su ex, el magnate Govind Friedland

29/12/2015 - 12:05

El escándalo que rodea al divorcio entre Alejandra Silva y su ex marido, el magnate Govind Friedlan, entra en una nueva fase: el dueño del imperio minero que estuvo casado con la gallega asegura que temió por su integridad física cuando fue a recoger sus enseres al domicilio conyugal que compartía con la madre de su hijo, de tres años, y afirma que fue "gravemente intimidado y amenazado por los guardaespaldas contratados" por su ex.

Alejandra Silva, conocida desde hace meses como 'la novia gallega de Richard Gere', llevaba más de un año y medio separada de su marido, el magnate de la minería Govind Friedland, con quien tiene un hijo de tres años. Sin embargo, no ha estado formalmente divorciada hasta que a mediados de este mes de diciembre recibía la notificación de un juez de Madrid en la que quedaba ratificado su acuerdo de divorcio. La separación puede definirse como tortuosa y complicada, lo mismo que el proceso de divorcio, que acaba de culminar. Su romance con el actor de Hollywood puso a la española en el disparadero de la popularidad no solo aquí sino en medio planeta, dada la categoría de estrella mundial de su nuevo amor. Esta fama ha hecho que el serial de sus problemas conyugales llegara a los medios, que han llegado a publicar cosas como que "Alejandra sufrió mucho", citando como fuentes a amigos de la pareja sin identificar.

El nivel de deterioro de la relación entre Alejandra Silva y el que fuera su marido llegó a tal punto en las semanas previas a la ruptura formal que el escándalo se instaló en sus vidas, un escándalo, como decíamos, acrecentado por el carácter público que habían adquirido los personajes en discordia después de que el protagonista de Pretty Woman entrara en escena.

Por ejemplo, se publicó que mientras el mítico actor y su novia gallega posaban juntos en Madrid, el ex de Alejandra había entrado en el domicilio conyugal de Madrid para llevarse sus enseres sin el consentimiento de su mujer. Se afirmó también que la madre de Alejandra había tenido que llamar a la Policía, citando fuentes no identificadas. E incluso se calificó la supuesta entrada en la casa del magnate como un "allanamiento de morada", ya que ambos habían firmado el acuerdo de divorcio y él no podía entrar en la casa sin la autorización de la que fuera su mujer.

Pero esta versión no coincide en absoluto con la otra parte implicada: ahora el ya ex marido de Alejandra Silva ha querido salir al paso de lo publicado y niega que entrara sin el consentimiento de Alejandra en el domicilio conyugal para llevarse sus enseres personales. Friedland explica que accedió al domicilio conyugal el pasado 27 de noviembre "libre y voluntariamente", según lo acordado en el convenio de divorcio suscrito por ambos, ratificado judicialmente y con el conocimiento y consentimiento de la su ex. Friedman añade que su suegra (la madre de Alejandra) no fue quien tuvo que llamar a la Policía, como se dijo, sino que al acceder al domicilio en el día y hora convenido, "fue gravemente intimidado y amenazado por los guardaespaldas contratados" por su ex para supervisar la retirada de sus enseres, y que se vio obligado a llamar él a la Policía "al ver peligrar su integridad física por las graves amenazas recibidas".

El ya exmarido de Silva es hijo del multimillonario estadounidense Robert Friedland, dueño de una fortuna que Forbes» estima en más de 772 millones de euros. Govind gobierna Ivanhoe Mines, imperio minero con negocios de explotación de oro, cobre, cinc y platino en África y Asia. Recientemente ha vendido cerca del 50 por ciento del mayor yacimiento de cobre del mundo, en la provincia congoleña de Katanga, al gigante chino Zijin Mining Group, por unos 370 millones de euros.

Friedland también es conocido como propietario de Villa TreVille, el famoso hotel boutique (visto desde el mar, en la foto) situado en en Positano, en el corazón de la costa amalfitana, y que fue residencia del director de cine italiano Franco Zeffirelli hasta 2007, fecha en la que pasó a manos de los Friedland.

El geólogo y su hoy ex esposa lo reconvirtieron en resort de lujo (una noche cuesta entre mil y 3.000 euros) y se dice que fue precisamente allí donde Alejandra conoció al que hoy es su novio, el actor Richard Gere, que se hospedó en el palacete.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 4

#1
29-12-2015 / 18:52
jesus alcazar
Puntuación 11   A Favor   En Contra

algunos hombres no van a aprender nunca.... este Richard todavía confía en las mujeres ?

#2
29-12-2015 / 19:06
javi
Puntuación 22   A Favor   En Contra

El que f.olla pagando acaba ahorrando....

#3
29-12-2015 / 19:49
jose
Puntuación 0   A Favor   En Contra

bueno digo yo que no hay problema en que le amenace, mientras no lo amenace...

#4
29-12-2015 / 22:05
Carmiña
Puntuación -4   A Favor   En Contra

1. No se puede uno fiar ni de su madre pero los hombres son muy hábiles para creerse los inocentes cuando no lo son.