Actualidad

Cristina Fernández: se va la presidenta argentina

  • Este jueves deja la Casa Rosada tras doce años

Cristina dejará de ser presidenta de Argentina este jueves después de 12 años en el poder, contando los que estuvo como primera dama y los que ha ejercido de jefa del estado. A sus 62 años, es idolatrada y odiada a partes iguales por las dos argentinas.

Sus detractores resaltan entre sus defectos su arrogancia sin límites y su desprecio hacia sus oponentes políticos. Sus seguidores aseguran que ha modernizado Argentina y que ha hecho que las instituciones públicas ayudaran a quien lo necesitaba pasando por encima de los poderes fácticos, nacionales e internacionales. Tiene un patrimonio declarado de unos 64 millones de pesos (unos seis millones de euros). Es decir, ha multiplicado su fortuna por ocho los activos que su marido y ella confesaron que poseían hace 13 años, cuando llegaron a la Casa Rosada. Nunca ha escondido su gusto por el lujo y las propiedades inmobiliarias: a sus amigos Louis Vuitton o Christian Louboutin no los conoció en su ciudad natal, La Plata, cerca de Buenos Aires, donde son crió junto a los descamisados. Sin embargo son esos otros "desheredados" los que se refieren a ella como la "morocha" (morena) del pueblo. Llega vestida de Armani y cargada de pedrería y joyas a recordarles a sus correligionarios que "no hay que disfrazarse de pobre para hacer política", como suele decir. El sueldo medio en Argentina es de unos 520 euros mensuales pero a la presidenta que ahora abandona la Casa Rosada no le importa acudir a los mítines a explicar su proyecto progresista enfundada en un estilismo que puede rondar los 2.000 euros si no va muy enjoyada. Los amores de Cristina,  desde que se quedó viuda, con categoría de rumor, citan a Jorge Capitanich, ex jefe del gabinete de ministros, o a Amado Boudou, vicepresidente imputado en varias causas de corrupción. Axel Kicillof, conocido como su "niño mimado" y encargado de la economía de la república también sonó como otro de sus amigos especiales. Ella repite que en su vida solo estuvo Néstor, y que ahora solo tiene ojos para sus hijos Máximo (diputado) y Florencia, y para sus nietos Néstor Iván de dos años, y Helena, recién nacida. De su pasado amoroso anterior a su matrimonio se dice que dejó a un jugador de rugby por Néstor. Su cadena hotelera, llamada Hotesur, le asegura una jubilación más que dorada. Sin embargo, hay una causa abierta por presuntas prácticas fraudulentas en la gestión de un hotel de lujo de El Calafate, de su propiedad.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Nicolas
A Favor
En Contra

Solo esto tienen para decir de una persona que goberno 8 años un pais. Que usa Louis Vuittonm que se pinta y chismerio de imaginarios amantes.... Es una nota que bordea la violencia de género....

Puntuación -2
#1