Actualidad

Antonio Banderas se moja con Cataluña: "Debemos seguir soñando juntos"

  • Se siente "orgulloso de ser español"

Antonio Banderas aterrizó en Barcelona en la mañana del jueves en la entrega de Premios Gaudí. En vista de la tensa situación por el problema catalán, el malagueño ha querido mojarse y dar su opinión. Muy respetuoso ha asegurado que entiende todas las partes pero que le gustaría que siguiéramos viviendo juntos. Además considera que más que un presidente necesitamos un psicólogo que nos ponga en valor y nos haga creer en nosotros como país. El actor, que estuvo acompañado por su novia, Nocole Kimpel, ha confirmado que la relación con su ex mujer y madre de su hija Stella del Carmen es buena. "He desayunado con Melanie", confesó.

El malagueño viajó de Los Ángeles a Barcelona para recibir el homenaje que la Academia del Cine Catalán rinde cada año al Goya de Honor. Lo ha recibido por su excelente carrera en ambos lados del Atlántico, donde ha desarrollado una trayectoria versátil como intérprete, además de implicarse en el mundo de la producción apoyando los valores nacionales. Así, el productor ha dado el pistoletazo de salida a los Premios Gaudí-Premios Goya de la Filmoteca de Catalunya.

En medio de este clima politizado por la situación en Cataluña, Banderas ha querido dar su opinión personal sobre la actual situación catalana: "Entiendo todas las partes, incluso la de los independentistas, pero personalmente me gustaría no sólo seguir viviendo juntos, sino seguir soñando juntos" y ha añadido: "De joven formaba parte de un grupo de teatro en el que todos admirábamos a Cataluña, Els Jogarls, el Teatre Lliure... Cuando visitábamos Barcelona veíamos la ciudad a la que queríamos parecernos. España ha admirado siempre a Cataluña y eso es algo que tienen que saber". Hablando desde el corazón ha afirmado: "Yo me siento orgulloso de ser español", "Quienes desean la independencia por no ser españoles producen un cierto dolor en todos quienes hemos admirado a Cataluña. Duele un poquito. Te sientes rechazado. Es como un amigo que te deja porque no eres suficiente. Y eso duele". Zanjó el tema político asegurando: "A lo mejor en este país más que un presidente necesita un psicólogo que nos ponga en valor y no tengamos vergüenza de mostrar lo que somos. Que creamos más en nosotros. Tenemos un país maravilloso y eso no se pone en valor; nos flagelamos duro, nos damos con el látigo" para más tarde bromear diciendo: "Nadie tiene que renunciar al pan con tomate pase lo que pase".

Antonio estuvo acompañado en todo momento de su novia, Nicole Kimpel, que se mantuvo siempre en un segundo plano. Su historia de amor con la madre de su hija, Melanie Griffith, ya ha quedado atrás, pero asegura que mantienen buena relación: "Esta mañana he desayunado con mi ex mujer. Ella y yo tenemos una familia en común; hemos pasado una vida juntos y he criado a sus hijos con los que me llevo muy bien a día de hoy. Tenemos una relación muy buena, únicamente que por circunstancias que se dan en la vida teníamos que seguir caminos separados".

Acaba de estrenar en Los Ángeles, Los 33, basada en el drama que vivió un grupo de mineros chilenos atrapados durante dos meses en la mina de San José, en la que se ha reencontrado con Mario Casas a quien dio una oportunidad como actor en 2006 en El camino de los ingleses, y del que ha dicho: "Lo conocí en un casting en Málaga y me pareció que tenía algo distinto. El factor diferencial que hace que destaques un poco más que el resto. Eso es lo que busco en la gente", "Me encantó trabajar con él". En sus próximos proyectos se encuentra una película sobre Picasso. También se está introduciendo en el mundo de la moda, al que ha estado ligado durante mucho tiempo a través del cine. Ha querido darse cuatro o cinco años para aprender antes de embarcarse en esta nueva aventura y se está formando en Saint Martins.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin