Actualidad

Paula Echevarría: "Hay escenas en 'Velvet' que no son aptas para mi hija"

  • Habla de su "permanente" luna de miel con Bustamante

Lleva una semana cargada de reconocimientos. Si el martes 27 Paula Echevarría recibía dos premios Cosmopolitan, el de mejor actriz de televisión y mejor serie como parte del equipo de Velvet, el miércoles por la noche volvía a llevarse otro Neox Fan Award por su papel en la serie de Antena 3. Un trabajo muy aplaudido, aunque su hija de 7 años no vea la ficción. La asturiana explica que "hay escenas en Velvet que no son aptas para Daniella y habla de su permanente luna de miel con David Bustamante.

¿Dónde guardas los premios?

En una balda. Pero David tiene tres. ¡Me gana! Tengo que rellenar como sea (risas).

¿Se los dejas coger a tu hija, Daniella?

Algunos se los queda. El año pasado le dieron uno a David que era entero de Swarovski. ¿Dónde está el premio? En la habitación de mi hija. Nada más verlo, le dijo: "Papá, éste es mío, que me gusta mucho". Los de bronce y así ya no los quiere.

Tu marido acaba de sacar una biografía. ¿Qué te ha parecido?

Estoy empezando a leerla. No me dejó ver nada mientras la estaba preparando, quería que estuviera todo cerradito. Además, él tampoco la recibió hasta que no estuvo en la presentación.

¿Estás descubriendo algo de David Bustamante?

Es que estoy empezando y toda la historia de sus hermanos y sus padres como que ya me las sé. El mundo San Vicente de la Barquera ya me lo conozco de sobra.

¿Has llegado a leer en la parte en la que empieza a hablar de ti?

No. Aparecí yo cuando tenía él 24 años y voy por la parte en la que era todavía muy pequeño.

David dice que tú has sido su único amor.

Soy la persona con la que se ha casado y que le ha hecho padre. Yo puedo decir que él es mi único amor, mi único marido y el único padre de mi hija. Hay un antes y un después de él. Puedes haber tenido parejas, rolletes y novias, pero el verdadero amor es con el que estás en cada momento.

¿Y cómo mantenéis la llama del amor?

No lo sé (risas).

Y eso que os separan cada dos por tres.

Igual es eso. Solamente por fastidiar a los que dicen que sí, pues va a ser que no (risas). La verdad es que David y yo somos muy parecidos, nos llevamos muy bien y nos gustan mucho las mismas cosas. Los dos coincidimos en llevar una vida de lo más normal y tranquila cuando llegamos a nuestra casa. Tenemos un acuerdo, sin haberlo hecho, de que los personajes se quedan siempre fuera, para darle a Daniella una vida lo más normal posible. También somos muy poco asiduos a fiestas. Si vengo aquí es porque me dan un premio.

¿En qué momento hacéis planes independientes?

Por supuesto que los tenemos y muchos. Para empezar él tiene su trabajo y yo el mío. También salgo con mis amigas y él sale al golf.

¿Te acompaña de compras?

No, no. Lo odia. No le gusta. Prefiere que le compre yo la ropa.

También tienes muy buen gusto además.

Oye, que ha ganado él mucho gusto y está muy guapo.

Ahora estás grabando la tercera temporada de Velvet, ¿verdad?

Estamos grabando esta temporada hasta diciembre y ya hemos renovado una cuarta. Empezaremos en breve.

¿Y qué pasa con Miguel Ángel Silvestre?

No se va. Ya lo dijo él y lo vuelvo a decir yo. Miguel tiene unos compromisos que atender en América y se le hace muy difícil compatibilizarlos con los de aquí. El año pasado ya se pegó unas pechadas impresionantes de trabajo: venía aquí un mes y grababa a destajo, cogía un avión hasta Finlandia y grababa allí con los Wachowski. Luego venía otra semana y otra en China. Así es muy difícil, tanto para él como para la serie, que es muy desestabilizante.

En las revistas no paran de sacar "spoilers". De hecho, al personaje de Silvestre le mandan a La Habana.

¿A La Habana? ¡Huy, Bambú! -se refiere a la productora-.¡Cuánta pasta y a mí no me han llevado! (guiña un ojo).

¿Qué le parece Velvet a tu hija?

No la ve. No tiene edad. Tiene siete años, va al colegio y la serie empieza a las once menos veinte de la noche.

¿Y no te pide ver la serie por Internet?

La serie no es para la niña. Hay escenas de sexo, entre otras cosas.

¿Le daría palo que tu hija la viera en algunas escenas que protagoniza?

No es palo. La niña tiene 7 años. Está todavía para ver Caillou (risas).

Pero ella sabrá que su madre es actriz.

Es consciente, pero porque se lo dicen las otras niñas, que nos han visto a David o a mí en un anuncio. Y ya está.

¿Ella cómo reacciona?

Bien. Con normalidad. Ella ha nacido así.

Esta vez no voy a preguntarte por si hay planes de darle un hermano a Daniella.

¡Qué pregunta más original!

Llegará antes un perro, ¿no?

Ya lo tenemos y hemos cerrado el cupo (risas).

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin