Actualidad

¿Ganó Ayuso a Meritxell Batet? ¿Por qué Pedro Sánchez sin Begoña? Y otras preguntas de la cena de gala

La recepción al Emir de Catar, Tamim bin Hamad Al Thani y su primera esposa Jawaher Bint Hamad Bin Suhaim Al Thani tiene como anfitriones a los Reyes Felipe y Letizia pero la cena de gala, la primera que los Reyes celebran en seis meses, planteó momentos e interrogantes que podemos responder.

Ayuso contra Batet

Por ejemplo, si hubo un duelo de rojos entre Isabel Díaz Ayuso y Meritxell Batet. Lo hubo. La presidenta de la Comunidad de Madrid batió a la presidenta del Congreso en el peinado pero ambas empataron a la hora de sonreír. La socialista en cambio supo sacarle partido a su vestido sin mangas, muy fresco y elegante.

¿Cena sin parejas?

Era una cena sin parejas, solo los Reyes y los ilustres invitados principales, es decir, el jeque y su mujer, iban acompañados. Por eso no vimos a Begoña Gómez ni al novio de la jefa del ejecutivo madrileño. Tampoco al ex ministro de Justicia, pareja de Batet. Las grandes damas y los grandes caballeros del ámbito empresarial, económico, político y financiero no fueron acompañados tampoco.

Vimos a Ana Botín, con una simpatía arrolladora, y un delicioso conjunto en blanco y negro,  o a Esther Alcocer Koplowitz, guapísima, con un escote elegantísimo que no pasó desapercibido. Vimos también al presidente de la CEOE, Antonio Garamendi; el presidente de la Cámara de Comercio, José Luis Bonet; al presidente de Iberdrola, Ignacio Galán; el presidente de Ferrovial, Rafael del Pino; el presidente de Acciona, José Manuel Entrecanales; la presidenta del Corte Inglés, Marta Álvarez; y el presidente de Enagas, Antonio Llardén.

Tiara no: ¿por qué?

Ha sido muy comentado en medios que la reina haya acudido con el cabello descubierto, y eso es porque algunos dicen que va en contra de lo que establece el protocolo, de ahí que se haya hablado tanto de la ausencia de tiara. Pero la verdad es que la Reina no lució ninguna de las tiaras que forman parte del joyero real por una deferencia hacia su invitada, ya que las mujeres de la realeza catarí no usan este tipo de adorno. Así, ya en 2011 tanto doña Letizia como doña Sofía acudieron sin tiara a una cena similar con el anterior emir de Catar y su esposa. La jequesa se decantó por un original look negro con una capa corta de piel y brillantes. Los pendientes, que fueron las únicas joyas elegidas por la reina Letizia, eran nuevos y montados en forma de árbol con diamantes preciosos para destacar aún más el sencillo moño que eligió para la ocasión. Letizia compensó la ausencia de tiara con ese pendientes.

¿Cómo se sentaron en la cena?

Tras el saludo, en el que los cuatro fueron muy cordiales con algunos gestos de cariño, todos se dirigieron hasta el Salón del Trono donde tuvo lugar el besamanos previo a la cena que más tarde los reunió en el Gran Salón del Palacio Real de Madrid, el más grande de Europa Occidental y uno de los más grandes del mundo. Ha sido la primera vez en lo que va de año que el palacio real de Madrid acogía el banquete de una visita de Estado. 

El vestido argentino, homenaje árabe

El vestido largo plateado y achampanado estaba cuajado de arabescos de guipur y con la manga de campana como los de los vestidos de las mujeres árabes, tal vez un homenaje hacia la jequesa y su marido por parte de la  reina y del diseñador bonaerense Gabriel Lage, primerizo en el armario de Letizia y conocido por ser el Felipe Varela de la ex primera dama argentina Juliana Awada. No es casualidad que un diseñador tan cercano a Awada vistiera para ocasión a doña Letizia: no olvidemos que la mujer de Macri, amiga de nuestra reina es empresaria textil y diseñadora pero es que, además, aunque Juliana Awada nación en la provincia de Buenos Aires (3 de abril de 1974), es hija de Abraham Awada, un inmigrante libanés musulmán oriundo de Baalbek, y de Elsa Esther Baker Yessi, hija de inmigrantes sirios también musulmanes. 

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin