Actualidad

¿Por qué no quiere hablar Bárbara Rey de la serie sobre ella y Ángel Cristo?

La relación de nueve años entre Ángel Cristo y Bárbara Rey fue de todo menos idílica. Casi una década en la que, según la sinopsis de la serie Cristo y Rey, al margen del amor, la fama o el dinero, hubo episodios de drogadicción, infidelidades, celos, ludopatía y malos tratos. Que se sepa, Bárbara se enteró por terceras personas de que se estaba preparando esa serie, producida por Daniel Écija, el ex marido de Belén Rueda, y protagonizada por Belén Cuesta y Jaime Lorente en los papeles de la artista y el domador.

Lea también - La serie de Bárbara Rey y Ángel Cristo cierra su reparto: Antena 3 elige al actor que interpretará al rey Juan Carlos

Lo extraño es que Bárbara no quiere hablar del asunto, se niega tajantemente a hacerlo, aunque sí reconoce que tiene noción de que esa producción está en marcha. Su silencio puede deberse a dos motivos: el primero, porque no está de acuerdo con los guiones, sobre todo los que abarcan los episodios más borrascosos de su matrimonio con Ángel. Y el segundo, porque se guardaría su opinión para una exclusiva.

Antes de fallecer, Payasito, el que fuera íntimo amigo y mano derecha de Cristo, contó que él sí que asesoraba a los guionistas de la serie, pero que pensaba que no se habían puesto en contacto con Bárbara. Si es cierto esto último, no se entiende que los productores ignoren a quien más datos puede facilitarles de su propia vida.

Bárbara calla, no aclara la situación, su silencio es sospechoso, igual que el de su hija Sofía. Ninguna de las dos se ha pronunciado al respecto. La serie es para Atresmedia y constará de ocho capítulos. Aún no hay fecha de emisión.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.