Actualidad

Nacho Palau dice que Miguel Bosé le dio un coche, tres mil euros y lo echó de casa: "Iba a ver a los niños cuando él no estaba"

El artista valenciano ha sido el primer invitado de Toñi Moreno este viernes en su nuevo programa, Déjate querer. Grabó su entrevista, la primera en televisión, antes de viajar a Honduras para participar en Supervivientes y ha hablado como nunca antes de su relación y su ruptura con Miguel Bosé, desvelando datos hasta ahora desconocidos: "Salí con una mano delante y otra detrás después de 25 años".

Lea también: Nacho Palau recibió una advertencia antes de entrar en Supervivientes para que no rajara de Bosé

Nacho Palau conoció a Miguel Bosé cuando apenas tenía 19 años. Fue en Valencia, durante un concierto del artista: "Fue un flechazo, fue muy bonito. Yo lo dejé todo y me fui a Extremadura, donde él acababa de comprar una finca. No teníamos luz, ni agua ni nada, pero éramos muy felices", ha contado. "No me arrepiento de nada y volvería a repetirlo todo, he estado muy enamorado y creo que por fin lo he perdonado".

Su vida con Miguel Bosé fue muy feliz hasta la llegada de los niños. Entonces, el artista comenzó a obsesionarse con la seguridad de los pequeños, dos biológicos suyos y otros dos biológicos de Palau: "Yo tengo cuatro hijos desde el día en que nacieron y creo que Miguel también sabe que tiene cuatro hijos", ha dicho Nacho. En plena crisis, se mudaron a Panamá, donde el artista se instaló en una mansión con los cuatro niños; en otra lo hizo Nacho, solo. Miguel le pagó la casa, le compró un coche y le dio tres mil euros al mes: "Yo solo podía ver a mis hijos cuando él no estaba". La situación se volvió insostenible y juntos regresaron a Madrid. "Un día, Miguel cogió a dos de los niños y se fue a México. Sin más. La decisión de separarlos fue suya, no sé si lo hizo por despecho", ha contado emocionado.

Entonces comenzó un calvario para Nacho: "Volví a Valencia con una mano delante y otra detrás después de 25 años. Fue difícil porque hay niños por medio, porque no entiendes por qué se ha pasado del amor al odio en un segundo". Y ha recordado: "Cuando llegué a Valencia aún no me creía que fuera real. Volví a tomar las riendas de mi vida y empecé a trabajar para darle de comer a mis hijos. Yo nunca dejé de trabajar, porque gestionaba muchos negocios de Miguel, pero fue muy difícil porque salí de una casa con todas las comodidades y me fui a una fábrica de embutidos por mil euros al mes. Yo no estaba bien, estaba todo el día enfadado, les gritaba a los niños... Me di cuenta de que todo era muy complicado. He llorado mucho".

La mayor preocupación de Nacho siempre han sido los críos: "Se echaban de menos y no entendían. Me hicieron muchas preguntas y yo les conté que había un señor sabio (un juez) que nos iba a ayudar a solucionar este problema. Yo solo procuro que se sientan apoyados y protegidos y que se críen juntos, porque estuvieron juntos hasta los siete años". Y ha añadido: "Sufro mucho por los hijos que están con Miguel, por no saber su día a día. Tengo un sentimiento de culpabilidad por no estar, aunque hables con ellos te pierdes muchas cosas".

Palau también ha recordado a la que fue su suegra, Lucía Bosé, que falleció en marzo de 2020: "Yo tenía una relación muy especial con ella y la echo mucho de menos. Nos ha dejado huérfanos a todos. La adoraba, la quería muchísimo".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin