Actualidad

Sophie Turner ('Juego de tronos') habla por primera vez de su adicción compulsiva por la comida y de sus visitas al terapeuta

Se las prometía muy felices cuando aceptó el papel de Sansa Stark en Juego de Tronos, pero fue el desencadenante que arrasó con la estabilidad emocional y psicológica de Sophie Turner. Comía compulsivamente, acudía a un terapeuta para ayudarle a salir del hoyo... Ahora es una mujer feliz que está esperando un hijo.

"Durante años tuve a un terapeuta residente, que se garantizaba de que yo siguiese bien mis hábitos de alimentación. El origen está en el éxito que logró al interpretar a Sansa Stark en Juego de Tronos. De repente, le llegó la popularidad y la devoró. Mejor dicho: hizo que Turner devorase la comida, que deglutía sin medida.

Estas declaraciones las ha realizado a la edición británica de People. En ella, también habla de las redes sociales y de cómo le afectaron más de la cuenta. "Tengo una relación de amor y odio con ellas".

Recuerda cuando se dio cuenta de que eran dañinas para ella. "Hubo una noche en la que no pude sacarme de la cabeza un comentario que había visto en Instagram". Su terapeuta le puso los pies en el suelo y le comentó si creía que era tan importante. "Sé que piensas que le importa a la gente, pero solo está en tu cabeza", le dijo.

Ha mejorado, pero sigue teniendo bajones porque "aún hay días en los que me siento deprimida o ansiosa, pero ahora tengo las herramientas para manejarlo y sé lo que es bueno y lo que no para mí".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin