Actualidad

Boris Becker entra en prisión tras ser condenado a dos años y medio por ocultar tres millones de dólares

El extenista alemán, campeón de seis Grand Slam, ha sido condenado a dos años y medio de cárcel por un delito de insolvencia punible. Un juzgado de Londres le ha impuesto la pena tras demostrarse que Boris Becker (54) ocultó 2,9 millones de euros después de haberse declarado insolvente. Estará entre rejas, al menos, un año.

Los hechos se remontan a junio de 2017. Entonces, Becker se declaró insolvente para evitar hacer frente a una deuda de 60 millones de euros con sus acreedores. Entre los activos que ocultó había una casa por valor de 1.5 millones de euros ubicada en Leimen (Alemania), 830.000 euros, 75.000 acciones en una empresa tecnológica, trofeos de tenis y 820.000 euros de un préstamo concedido por un banco de Liechtenstein. Además, transfirió 463.000 euros de su cuenta a otras, incluida las de dos de sus ex mujeres, Barbara Becker y Sharlely Becker.

La jueza, Deborah Taylor, ha sido especialmente dura con él: "No ha mostrado remordimiento, aceptación de culpa y ha buscado distanciarse de la acusación y quiebra. Si bien acepto su humillación como parte del procedimiento, no ha habido humildad". Y le ha recordado lo sucedido en 2002, cuando fue condenado en Alemania por evadir 1,7 millones de euros en impuestos: "No hizo caso a la advertencia que le dieron y la oportunidad que le dio la sentencia suspendida, eso es un factor agravante significativo".

Becker, que fue asesor deportivo de Novak Djokovic, ha sido declarado culpable de cuatro cargos y absuelto de otros 20 relacionados con la insolvencia. Tras recibir la sentencia, ha sido conducido a las celdas de los juzgados de Southwark, en Londres, donde se ha despedido de su novia, Lilian de Carvalho.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin