Actualidad

Terelu planta cara a Pipi Estrada: se niega a coincidir con él en 'Sálvame' y le pide el dinero que le debe

Pipi Estrada regresó por sorpresa este miércoles a Sálvame, convirtiéndose en nuevo colaborador del programa. Un fichaje que ha sentado como un jarro de agua fría a Terelu Campos, que se niega a coincidir con su ex en el mismo plató.

Lea tambiénPipi Estrada, el regreso más inesperado que se ha tenido que 'comer' Jorge Javier para levantar la audiencia de 'Sálvame'

Primero de todo, la hija de María Teresa Campos ha aclarado este jueves que no quiere hablar en público de cómo fue su tumultuosa historia de amor con él. Su noviazgo comenzó en 2003 y terminó en 2006 como el rosario de la aurora: "Forma parte del jurásico de mi vida", ha señalado.

Por otro lado, ha explicado que no se olvida de la condena que su ex recibió y por la que todavía no ha recibido el dinero correspondiente: "Aún no me ha pagado. Solo un parte que se la cogieron de aquí, de un Deluxe. Pero una cosa es ir y pagarlo y otra que te lo embarguen". Pipi aseguró que le debe 50.000 euros y que por el momento no tiene "posibilidad" de embolsarle el resto. 

Hay que recordar que, en 2012, Pipi y la revista Interviú fueron condenados por la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo a indemnizar a la madre de Alejandra Rubio con 60.000 euros. Recibieron la sentencia por revelar las intimidades sexuales de su relación. La revista, según ha contado ella, sí le pagó "religiosamente" su parte de la condena. 

Terelu, por tanto, espera que la nómina del colaborador pase directamente a su bolsillo: "Si es mi compañero que se me ingrese a mí, por favor", ha pedido.

La colaboradora no puede hacer nada contra el fichaje de Pipi, aunque hará todo lo que esté en su mano para no coincidir con él: "Yo no voy a compartir plató con él, soy una persona de principios. Es lo que me hace estar tranquila y feliz".

Por otro lado, al igual que Pipi, también ha hablado del mensaje que recibió de su parte en 2017. "La relación es correcta. En 2017 a mi madre le da un ictus y yo dudé en contestarle, soy honesta, pero era un momento complicado y pensé que era una grandísima falta de educación no responderle. Le contesté y le di las gracias", ha recordado. 

A raíz de esto acercaron posturas y retomaron el contacto, pero ella no se ablandó ni piensa hacerlo: "Se sucedieron mensajes, normalmente la gran mayoría relacionados con Sálvame".

Así las cosas, según ella, el periodista ponía a caer de un burro a algunos de sus compañeros: "Me mandaba mensajes si yo tenía una mala tarde o haciéndole algún trajecito a algún compañero". 

También ha desvelado que ambos se vieron cara a cara durante un encuentro inesperado en verano de 2020. Se produjo en la discoteca madrileña de Kiko Matamoros. Terelu no le saludó con dos besos y, al día siguiente, se topó con un mensaje de él en su móvil.

"Me recrimina que yo estuviera muy estúpida y yo le digo que no beso ni a mi madre [por el tema Covid] y que me parece una temeridad saludar en una discoteca. Primero le digo que me toca las narices tener que justificarme y luego él me manda otro mensaje disculpándose. No besaba ni a mi madre. Y después no le he vuelto a ver", ha confesado.

Hoy en día, la colaboradora no quiere saber nada de él. Ni quiere estar en el mismo plató, ni tomarse un café, ni siquiera intercambiar una sola palabra si se cruzan. No obstante, dice que no le guarda rencor: "No forma parte de mi vida, forma parte de mi pasado. No hay nada. Si hubiera rencor o venganza desarrollaría un sentimiento, pero es que no lo tengo", ha sentenciado.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin