Actualidad

Exclusiva: Encontramos a Luis Medina: se refugia en Marruecos a una semana de comparecer ante el juez

Una semana antes de su esperada declaración ante el juez Adolfo Carretero, Luis Medina se refugia en la ciudad de Essauira, un enclave turístico de la costa atlántica de Marruecos, al oeste de Marrakech. Allí tiene Medina un buen amigo y cierta tranquilidad. Parece que en el país vecino se ha librado de los paparazzi que le han seguido hasta Portugal, donde su madre, Naty Abascal, tiene casa en el Algarve y a donde viajaron cuando fue creciendo la presión mediática sobre la familia, a causa del escándalo de las comisiones que cobraron Luis Medina y su socio Alberto Luceño por vender material sanitario a precios aparentemente abusivos al Ayuntamiento de Madrid.

Lea tambiénLuis Medina se ofendió cuando le advirtieron de que no hiciera maniobras con el millón de la comisión: "¡No, no, hombre!"

Gente del entorno de este empresario, dedicado al comercio internacional, asegura que Medina está tranquilo, y seguro de su inocencia, aunque muy dolido porque en los medios hablen no solo de su caso, sino que también mencionan a su madre, a su hermano Rafael, que nada sabía de los negocios que organizaban su hermano y Luceño.

Pero lo que más le duele es que saquen a relucir los problemas judiciales que padeció su padre Rafael Medina Fernández de Córdoba, un hombre depresivo y desencantado de la familia y de la vida y que acabó quitándose la existencia con una sobredosis de barbitúricos, después de pasar varios años en la cárcel por delitos que finalmente no se demostró que había cometido.

Lea tambiénLos correos entre Luis Medina y Alberto Luceño: del "pa la saca" al "ahora cabeza, ¿ehh?"

También parece que le ha sorprendido la reacción oficial del Ayuntamiento de Madrid, cuyo alcalde los ha considerado uno "golfos", a los que, según asegura, obligará a devolver hasta el último céntimo de las comisiones percibidas.

El hijo menor de Naty Abascal sigue considerando que ha cobrado por un trabajo legal, como le correspondía, como tantos otros mediadores que surtieron de material sanitario en lo peor de la pandemia, a muchos organismos oficiales.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin