Actualidad

Bruce Willis mató a Travolta, sedujo a Cybill Shepherd y reventó taquillas: en ocasiones veo cine

Bruce Willis cumplió 67 años hace menos de dos semanas y se retira al ser diagnosticado de afasia, un trastorno del lenguaje que "está afectando a sus habilidades cognitivas", aseguraba este miércoles su familia en un comunicado.

El protagonista de El Sexto sentido deja de actuar teniendo tres películas pendientes de estreno. Willis, en casi 40 años de carrera, ha sido capaz de ser un actor guasón o un héroe cuando el papel lo requería. Hollywood tiene que agradecerle decenas de  taquillazos, como la saga que comenzó con La jungla de cristal (1988) o Armageddon (1988). Pero también supo desmarcarse de su rol trabajando con M.Night Shymalan en El sexto sentido (1999) haciendo el papel más frágil de su carrera ("En ocasiones veo muertos").

Lea también - Bruce Willis se retira a los 67 años: su hija anuncia que padece una enfermedad neurológica cognitiva

Se retira del cine, al menos de momento, pero puede que vuelva. En todo caso, siempre se recordará su sonrisa irónica y su coqueteo con Cybill Shepherd en la serie Luz de Luna (1985-89), una producción, más ochentera que unas hombreras, en la que Bruce Willis utilizaba su sonrisa irónica y sus frases con trastienda para conquistar a su jefa. En aquellos tiempos y contexto, era un 'macho Alpha'. Aún estaba emitiéndose cuando rodó La jungla de cristal (1988).

Abandonó sus trajes de chaqueta impolutos, de detective golfillo y ligón, para ponerse camisas tipo Abanderado y sudar como un gorrino con la misión, fuera de servicio, de un policía que tiene que bregar con unos terroristas que están en un hotel. Su personaje, John McClane, se quedó en nuestras retinas y Hollywood lo aprovechó haciendo una saga gracias a la cual engordó sus cuentas corrientes. Al tiempo que Willis llenaba las suyas.

Pulp Fiction

Participó en La hoguera de las vanidades (1990) y le supo a poco. Igual que "La suerte no os sienta tan bien" (1992). Hasta que llegó Pulp Fiction (1994), donde bordó un personaje estratosférico, esencial, novio de María de Medeiros y protagonista de una de las partes que cierra el círculo de la obra maestra de Quentin Tarantino. 

Bruce Willis es leyenda del cine por esta película casi más que por El Sexto sentido, la serie Luz de Luna o las cuatro películas de la jungla juntas. Es el boxeador corrupto Butch Coolidge, que ha cobrado de un mafioso llamado Marsellus Wallace (Ving Rhames) para amañar un combate que debe perder. Pero a pesar del acuerdo gana y huye con el dinero de las apuestas, se refugia en un pequeño hotel con su novia Fabienne (Maria de Medeiros) antes de huir definitivamente del país. Sin embargo, Fabienne había olvidado recoger el reloj de oro de  de su padre, en el apartamento de ambos, por lo que Butch se arriesga y vuelve para intentar recuperarlo.

Allí se encuentra con que Marsellus Wallace había enviado a Vincent Vega (Travolta) para ocuparse de él. Sin embargo, cuando Butch llega, Vincent se encuentra en el baño, lo que el exboxeador aprovecha para dispararle con su propia metralleta, matándolo. Después se escapa y deja el cuerpo muerto de Vincent en el baño y su metralleta en un sillón.

Se apiada de su enemigo Marsellus Wallace

Mientras vuelve en coche al motel donde se encontraba su novia, Butch se encuentra en un paso de peatones con el mismísimo Marsellus Wallace en persona y lo atropella. Tras esto y tras golpear a otro vehículo, Butch es perseguido por Marsellus, ambos mareados y algo desorientados por semejantes lesiones sufridas hasta que los dos se encuentran golpeándose en una tienda de empeños. Allí, Maynard (Duane Whitaker), dueño de la tienda, les hace prisioneros y hace acudir a Zed (Peter Greene). Este viola a Marsellus mientras que Butch consigue liberarse e intenta escapar. Sin embargo, ya pesar de ser enemigos a muerte, en el último momento Bruce Willis decide volver y rescatar a Marsellus. Para ello, se arma con una katana e hiere mortalmente a Maynard. A continuación, amenaza a Zed, pero Marsellus dispara a este último con una escopeta. Entonces Marsellus le aclara la situación a Butch y le dice que todo está perdonado, a condición de que nunca hable de lo que sucedió en la tienda y de que no vuelva a Los Ángeles, bajo amenaza de muerte. Después Butch vuelve al motel con Fabienne en la chopper de Zed.

Posteriormente trabajó en Doce Monos (1995) con Terry Gillian. Luego se reencontró con el director que más partido sacó de él: M.Night Shyamalan, que le dio el personaje de su vida en El sexto sentido. El simpático Willis desapareció para hacer una interpretación introvertida con una mirada perdida. El director le volvió a reclutar para Los perdidos y salió lo mejor de él con una nueva película de misterio psicológico.

Más tarde llegó una decadencia digna con Los mercenarios y otros títulos que se han quedado en el olvido. Poco importa, todavía nos ha dejado seis películas que ahora mismo están en postproducción.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin