Actualidad

El príncipe Guillermo sorprende desde el Caribe y reinventa la Commonwealth: "Que el pueblo decida"

El duque de Cambridge cierra su gira oficial por el Caribe tendiendo la mano a los estados visitados y otros miembros de la Commonwealth, y reaccionando a las críticas recibidas, sobre todo en su país. Con su insólita declaración, de algún modo reinventa la Comunidad de Naciones: "Que el pueblo decida", ha dicho después de las protestas y de una serie de errores en su visita oficial a Belice, Jamaica y Bahamas, países cuyos ciudadanos y gobernantes les han recordado a sus ilustres visitantes el pasado esclavista de la monarquía británica, además de plantear dudas sobre si en el futuro seguirán rindiendo tributo al soberano o soberana del Imperio.

Durante su gira por el Caribe con motivo del Jubileo de Platino de la reina Isabel II, el príncipe Guillermo, de 39 años, y su mujer Kate Middleton, de 40, fueron incitados a pedir perdón por el pasado esclavista del Reino Unido.

Lea también: Guillermo de Inglaterra pide perdón en Jamaica por la esclavitud que "mancha" la historia británica

Según el comité nacional de Bahamas, la familia real británica se "benefició de la sangre, el sudor y las lágrimas" de las personas esclavizadas. Además, el primer ministro de Jamaica, Andrew Holness, le aseguró a Guillermo que su país "avanza" hacia un régimen republicano. Ante esto, el segundo en la línea de sucesión al trono ha hecho un repaso honesto de la gira y ha asegurado que su trabajo "no es decirle a la gente lo que tiene que hacer".

"Esta gira ha puesto de manifiesto cuestiones aún más agudas sobre el pasado y el futuro. En Belice, Jamaica y Bahamas, el futuro lo decide la gente. Las giras por el extranjero son una oportunidad para reflexionar. Se aprende mucho", reconoce el hermano del príncipe Harry en las declaraciones que recoge el diario The Mirror.

"Hemos disfrutado mucho pasando tiempo con las comunidades de los tres países, entendiendo más sobre los temas que más les importan", añadía Guillermo de Inglaterra. Y es que él y su mujer pusieron fin a su viaje caribeño en las Islas Ábaco, donde visitaron la Iglesia Evangélica Daystar y escucharon los testimonios de las personas que sufrieron con el huracán Dorian.

El hijo del príncipe de Gales aseguró que él y su mujer están comprometidos con su trabajo. "Se trata de servirles y apoyarles de la manera que mejor consideren, utilizando la plataforma que tenemos la suerte de tener. Por eso, giras como ésta reafirman nuestro deseo de servir a la gente de la Commonwealth y de escuchar a las comunidades de todo el mundo".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin