Actualidad

Alberto Mielgo y Leo Sánchez ganan el Oscar al mejor corto de animación con su oda al amor

Lleva más de dos décadas trabajando en el mundo de la animación para gigantes como Disney, Netflix o Sony pero Alberto Mielgo ha logrado el Óscar con su apuesta más personal, El limpiaparabrisas, un poético corto que reflexiona sobre el amor. Alberto Iglesias, compositor de la banda sonora de 'Madres paralelas', ha perdido ante Hans Zimmer por su trabajo en 'Dune'

"Me he desligado un poco del trabajo comercial, me gustaría que la animación fuera por derroteros diferentes a los que la gente está acostumbrada, ese cine familiar de 0 a 99 años", dice Mielgo (Madrid, 1979), que antes de llevarse esta noche su primer Oscar ganó tres Emmys por el corto "The witness" que rodó para la serie "Love, death and robots".

Autodidacta, Mielgo descubrió su pasión desde bien pequeño cuando le regalaron un cómic de Tintín y a los seis años empezó a hacerlos él mismo. "Nunca fui a una escuela profesional salvo unos meses pero lo tuve que dejar porque no me lo podía permitir", señala.

Ha vivido en Londres, París, Berlín, Tokio y Los Ángeles, donde lleva más de una década establecido, aunque pasa largas temporadas en Madrid, donde tiene su productora, Pinkman, con la que ha rodado este corto que el próximo domingo podría ganar el Óscar, coproducido junto al también español Leo Sánchez Studios.

"Ambos empezamos de la nada y hemos ido creciendo", dice Mielgo, también pintor y autor de los diseños de "El limpiaparabrisas" al frente de un equipo de más de 40 personas. "La animación necesita mucha gente, tanto artistas como técnicos", apunta.

En Londres trabajó haciendo "storyboards" para "La novia cadáver" ("Corpse Bride") de Tim Burton, para la saga de Harry Potter o vídeos musicales de Gorillaz y con la serie "TRON: La resistencia" ("TRON: Uprising") de Disney obtuvo su primer Emmy. Ya en Los Ángeles asumió la dirección de arte de "Spiderman: un nuevo universo" ("Spider-Man: Into the Spider-Verse") aunque lo dejó por diferencias artísticas.

Mielgo cree que este es un muy buen momento para la animación en España porque hay mucho talento y buenas ayudas, tanto del Gobierno central como de los autonómicos.

"Todavía no estamos en un momento en el que España invierta 70 millones en un proyecto, que es un presupuesto pequeño en realidad para animación, pero hay ayudas e incentivos para que un inversor extranjero venga y trabaje en España; yo trabajo con Netflix y con inversores extranjeros desde mi estudio en España y estoy encantado".

"El limpiaparabrisas", que tuvo su presentación en el Festival de Cannes y puede verse en abierto en la web thewindshieldwiper.com, arranca en el interior de un café donde un hombre se pregunta qué es el amor y con una narrativa fragmentada se detiene durante quince minutos en distintos instantes, desde un cruce de miradas en unos apartamentos a una pareja ensimismada en Tinder en un supermercado.

"El amor ha cambiado mucho, antiguamente tenía sentido tener hijos cuantos más mejor para disponer de mano de obra en el campo, hoy somos más individualistas, no tiene nada que ver, no es que sea mejor o peor, no lo critico, es solo una mirada a dónde está el amor ahora", explica.

Mielgo es el primero de los cuatro representantes españoles en el Teatro Dolby de Los Ángeles que este domingo optaban a la estatuilla junto a Javier Bardem, nominado por "Ser los Ricardo" ("Being the Ricardos") y Penélope Cruz y el compositor Alberto Iglesias, por "Madres paralelas", que se ha quedado fuera en la entrega hecha antes de la ceremonia.

"Soy súper fan de los tres, Penélope y Javier me encantan desde 'Jamón, jamón' y me parece increíble que sean pareja, es tan bonito... y Alberto Iglesias me parece uno de los mejores compositores actuales, hay otros nominados que son efectistas, pero Alberto es un compositor clásico", subrayaba hace días.

Sobre el hecho de que su categoría y la de Iglesias sean dos de las excluidas de la ceremonia en directo, Mielgo ve exagerada la polémica que ha suscitado. Recordemos que ya podemos contar que se ha llevado el Oscar e Iglesias no lo gana porque ha sido ya entregado, y será insertado en la ceremonia en directo como un falso directo. Se graba una hora antes con el teatro lleno y lo único es que lo van a editar, pero luego se va a televisar.

Mielgo se preocupó hasta que le explicaron desde la Academia de Hollywood cómo iba a funcionar la entrega de su premio y otros. "Con la que está cayendo, qué más da que nos den el premio una hora antes", vaticinó días antes de haberlo ganado.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin