Actualidad

De Hitchcock a Kubrick: los genios del séptimo arte que fueron ninguneados por los Premios Oscar

Nos podemos poner estupendos y utilizar el emoji de enfado, más el de la ira, al saber que ni Chaplin, ni Hitchcock, ni Bergman, ni Kubrick, ni Fellini nunca ganaron la estatuilla al Mejor Director mientras la crítica y los espectadores se tiraban de los pelos. Pasaron los años y la Academia, en un ejercicio de genuflexión, les regaló (a casi todos) un Oscar Honorífico por esas filmografías que marcaron el séptimo arte. Era su forma de pedirles perdón.

Alfred Hitchcock

Cualquiera puede pensar que los académicos miraban de espaldas las películas de este director superlativo. Fue candidato cinco veces por "Rebeca" (1940), "Náufragos" (1944), "Recuerda" (1946), "La ventana indiscreta" (1954) y "Psicosis" (1960). Siempre se fue de vacío. A "Encadenados" (1946), "Extraños en el tren" (1951) y "Los pájaros" (1963) ni siquiera las tuvieron en consideración. Los académicos de entonces consideraban que era un director que les daba muchos dólares en la taquilla, pero no dignificaba a la industria con sus filmes de suspense, que hoy en día considerarían de palomitas. En 1968 le dieron un Oscar honorífico para limpiar sus conciencias.

Ingmar Bergman

Hay que ser sinceros. Bergman era carne de filmoteca y cine clubs, ya que su filmografía raramente atraía al gran público. No proporcionaba espectáculo al espectador, pero sí intimismo y reflexión. Rodó más de 70 películas, algunas, si hay que ser honrados, difíciles de digerir. Su nombre fue pronunciado en nueve ocasiones, nominado como guionista y director: por "Fresas salvajes" (1957); "Como en un espejo" (1961); "Gritos y susurros" (1974); "Cara a cara al desnudo" (1976); "Sonata de otoño" (1978), y "Fanny y Alexander" (1982). La Academia le otorgó un Oscar honorífico en 1971. No acudió. Lo recogió en su nombre una de sus musas y amantes, Liv Ullmann.

Charles Chaplin

Referente del cine mudo pocos valoraron su carrera como director a pesar de "El gran dictador" (1940), una gran parodia sobre Hitler y los autoritarismos; "Monsieur Verdoux" (1941), y "Candilejas" (1952), entre otras. En 1972 recibió el Oscar Honorífico por "el efecto incalculable que ha tenido al hacer de las películas, una forma de arte en este siglo". Sorpresón: al año siguiente ganó la estatuilla por la Mejor Música Original por "Candilejas". Aunque se estrenó en 1972, la Academia consideraba que podía ser elegida veinte años después.

Akira Kurosawa

El japonés es patrimonio cinéfilo. ¿Importó en Hollywood, la "Zona Cero" de las películas? No. Solo una candidatura al Oscar por "Ran" (1985). Poco importaba que en su filmografía de 34 títulos como director figuren obras que cambiaron la forma de concebir formal y temáticamente de muchos cineastas de postín, como "Dersu Uzala" (1975), "Los siete samuráis" (1954) - que la Meca del Cine adaptó bajo el título de "Los siete magníficos" (1960) - o "Yojimbo" (1961). Al menos, lo recibió de los más grandes: George Lucas y Steven Spielberg.

Stanley Kubrick

"No diga cine, diga Kubrick". Director polifacético, maniático e hiper perfeccionista, se le resistían pocos géneros que marcaron a varias generaciones. Ganó un Oscar a los mejores efectos visuales por "2001: una odisea del espacio" (1968). ¿Es posible mayor humillación? Difícil, porque fue candidato por "¿Teléfono rojo: ¿volamos hacia Moscú?" (1964); "2001: una odisea del espacio" (1968); "La naranja mecánica" (1971); "Barry Lyndon" (1975) y "La chaqueta metálica" (1987)... ¿Hace falta algo más?

Luis Buñuel

El director español, que rodó fundamentalmente en París y México, tampoco figuró entre los gustos de la Academia. Solo dos nominaciones para "El discreto encanto de la burguesía" (1973) y "Ese oscuro objeto del deseo" (1977). Ni siquiera optó al Oscar a la Mejor Película en Habla no Inglesa por "Los olvidados" (1950); "Nazarín" (1919): "El ángel exterminador" (1962): "Belle de Jour" (1967) o "Viridiana" (1961).

Federico Fellini

Tuvo la ocasión, hasta 12 veces, de subir al escenario. Ni como guionista ni como director. Sería por oportunidades después de rodar "La Dolce Vita" (1970), "8 y medio" (1964), "Fellini-El Satyricon" (1971), "Amarcord" (1973)... En el 83 le otorgaron el Oscar honorífico.

Orson Welles

Obtuvo un Oscar como al Mejor Guión Original por "Ciudadano Kane" (1941). Después fue un proscrito. Nadie lo nombró, ni de pasada "El cuarto mandamiento" (1942); "El extraño" (1946); "Sed de mal" (1948) y "Campanadas a medianoche" (1965), por citar algunas.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin